El kirchnerismo no toca las retenciones móviles: sólo algunos cambios

Tras duro debate, anoche consensuó un proyecto. La oposición unifica posturas.





Tras un duro debate de más de cinco horas, el oficialismo en la Cámara de Diputados resolvió anoche avanzar con el proyecto de ratificación de las retenciones móviles. Sin embargo, planteará cambios para atenuar su impacto en los pequeños y medianos productores vía reintegros y otras compensaciones, mientras mantendrá altos gravámenes para los «pooles de siembra».

Así lo informó, tras una reunión de seis horas, el titular del bloque Frente Para la Victoria-PJ, Agustín Rossi, quien sostuvo que la intención del kirchnerismo es debatir el asunto en el recinto esta misma semana.

En tanto, el la oposición presentó un proyecto unificado contra las retenciones móviles. Pide suspender por 150 días la norma y retrotraer al 35% las alícuotas.

Trascendió que pese a que estaban muy cerca, había dudas dentro del kirchnerismo en alcanzar a juntar los votos necesarios para la aprobación automática. Algunos integrantes dijeron anoche a «Río Negro» que los alcanzarían. Desde el oficialismo se transmitía confianza en aglutinar a los que expresaron rebeldías internas, considerando que los cambios anunciados anoche partían de un consenso.

Pero también todas las miradas apuntaban a cautivar a Eduardo Macaluse y su sector, que agrupa a ex aristas. Desde el gobierno se ejercía sobre ellos una fuerte presión para que den su apoyo.

La situación se definiría en las próximas horas y a las 14 de hoy, el proyecto oficial se trataría en el plenario de ambas comisiones.

«Se discute con franqueza y respeto, mecanismos de compensación, y el único que mantuvo una posición un poco diferenciada fue Felipe Solá», indicó uno de los participantes del encuentro que prefirió el anonimato.

Rossi señaló que los cambios introducidos a la iniciativa del gobierno permiten incorporar a un universo más amplio de beneficiados, a través de reintegros de las retenciones. Estimó Rossi que éstos llegarían 80 por ciento de los productores agropecuarios.

El oficialismo mantiene, de esta forma, su bandera innegociable, la tan mentada resolución 125. Los retoques tienden a ampliar el cupo de toneladas anuales de la cosecha de soja, de 500 toneladas a 750 y a mantener altos los gravámenes a los «pooles de siembra». Entre otros cambios incorporados al proyecto, que se analizará hoy a partir de las 15.30 en el plenario de las comisiones de Agricultura y de Presupuesto, se encuentran la eliminación de restricciones para acogerse al beneficio de reintegros para aquellos productores que tengan deuda con la AFIP, aunque se establece la necesidad de que normalicen su situación. También, se buscará reducir los tiempos para la devolución de las compensaciones, que ahora se estiman en sesenta días, «a la mitad», remarcó el santafesino.

Ayer fue un día de mucha intensidad. Al oficialismo le pegó fuerte la presencia de más de 500 intendentes de las provincias sojeras que se abroquelaron ayer bajo un mismo pedido: que se derogue la resolución 125 que estableció las polémicas retenciones móviles. Todos  fueron escuchados por el nuevo «adversario» del gobierno: el vicepresidente Julio Cobos. (Ver aparte)

Cobos tuvo, asimismo, un fuerte respaldo de un centenar de dirigentes de la Concertación K, que por primera vez en un documento expresaron críticas a los gobernadores que no acudieron a la convocatoria del vicepresidente, como el rionegrino Miguel Saiz, y se distanciaron del ex presidente Kirchner (ver página 4)

En tanto, las entidades del campo presentaron avales por 1.300.000 firmas en contra de las retenciones móviles.

Por otra parte, según pudo saber «Río Negro», el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, tras un «trabajoso acuerdo» cerrado por el jefe de gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Carlos Fernández, anunciará esta semana un acuerdo para la industria láctea, que garantizará a los tamberos un precio de más de un peso por litro de leche.

«El artículo 125 se mantiene innegociable, pero el resto se abrió con gran flexibilidad. No hubo libro cerrado y sí un gran debate del que solo estuvieron ausentes seis diputados, tres de Córdoba y tres de Entre Ríos», contó a «Río Negro» uno de los participantes. Este legislador precisó que Felipe Solá defendió su proyecto alternativo, y que finalmente terminó aceptando la opinión de la mayoría que, a instancias del matrimonio presidencial, se flexibilizó: concedió mantener el tope del 35 por ciento de las retenciones (vigentes al 10 de marzo pasado) para productores de hasta 750 toneladas de soja, cifra que podría elevarse a 1000 para satisfacer las demandas de los dirigentes agropecuarios más pretensiosos.

La comisión estratégica presidida por Cantero tratará de reunirse hoy mismo para sacar dictámenes por mayoría y minoría, con la intención de convocar al tratamiento del tema sobre tablas para mañana o el viernes.

La fuente consultada por esta agencia indicó que algunas de las deserciones en el kirchnerismo serán compensadas por los votos de radicales K y ex aristas como Eduardo Macaluse y Carlos Raimundi, muy conformes con la «segmentación» en marcha y con la decisión de aprobar también una ley de arrendamientos de autoría del primero de ellos.

El ex presidente Néstor Kirchner, estuvo en contacto telefónico permanente con el titular del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, quien le garantizó «un número suficiente» de adherentes. (DyN/ABA)


Comentarios


El kirchnerismo no toca las retenciones móviles: sólo algunos cambios