El Limay a pleno: el calor pudo más que el alerta de contaminación

Algunos admiten que conocen los riesgos pero a la hora elegir no dudan en arrojarse al agua. Las advertencias sobre la presencia de bacterias, no alejaron a los vecinos de los ríos.

1
#

Nada mejor que un chapuzón para enfrentar las altas temperaturas. La costa del río en Neuquén volvió a ser un imán al que pocos se resistieron.(Foto: miguel gambera )

2
#

3
#

4
#

Otro domingo de calor intenso: el Servicio Metereológico Nacional indica que Neuquén es la quinta ciudad más calurosa del país a las 16. El termómetro marca los 34°C. A la vera del río Limay hay parejas, grupos de amigos y familias buscando un lugar en la sombra o inventándose la propia con sombrillas y carpas.

Las mediciones de bacterias por mililitro no parecen formar parte de la ecuación a la hora de refrescarse y pasar la tarde, aunque el lamento por la contaminación es generalizado.

El único balneario inhabilitado es el Albino Cotro , que conserva la prohibición municipal debido a que los últimos resultados repitieron los malos índices.

En Sandra Canale y Río Grande aseguran que las condiciones son otras pero entre los bañistas persiste el alerta. “Es inevitable que la gente se bañe porque sigue siendo el único lugar para venir”, opinó Sergio, un vecino que siendo de Buenos Aires eligió Neuquén para vivir hace 17 años.

Arrastra la experiencia de una provincia con ríos que se fueron deteriorando, por lo que se sumó al reclamo para actuar a tiempo. Lo mismo opinó Matías, que llegó desde La Plata donde allá “la situación es mucho peor”.

“Yo creo que está contaminado hace mucho tiempo, pero ahora salió a la luz”, reconoció Malén, quien elige seguir dándose chapuzones en el Limay como una gran mayoría de vecinos.

Es que las opciones son pocas para aguantar el verano. Pagar la cuota de un club o tener una pileta en casa no es para todos y la municipalidad puso en valor los balnearios públicos justamente para que sean aprovechados. Ahora falta hacer lo necesario para que sus aguas sean aptas en todos los sectores.

Entre los cientos que visitaron ayer las orillas del río, hubo visitantes de otras provincias encantados con el paisaje. “No sabía de la contaminación, es hermoso. Conocía la parte de Plottier, pero esto es espectacular. Me metí y el agua está buena”, reconoció Teodoro, de Tierra del Fuego, cuyas temperaturas nunca encabezan el podio caluroso.

El sector más popular sigue siendo el Río Grande, de fácil acceso y donde está el brazo más caudaloso.

Si bien en el Paseo de la Costa está prohibido bañarse porque no hay guardavidas, hay quienes evaden las advertencias y se zambullen de todas formas.

“Creo que está contaminado hace tiempo. Pero es el único lugar donde no hay que pagar, es lindo y te cruzás con amigos”

opinó Malén, oriunda de Neuquén y asidua visitante de los balnearios.

“Por las dudas no me meto, pero amo el río y me encantaría poder bañarme. Creo que la gente va a seguir viniendo igual”

contó Sergio, quien llegó hace 17 años, tomó agua del Limay y se quedó.

“Nos sorprendió la cantidad de gente metida en el agua. Es un lugar de recreación y que esté contaminado no está bueno”

dijo Gabriela, de la capital, quien prefirió evitar el chapuzón.

Datos

“Creo que está contaminado hace tiempo. Pero es el único lugar donde no hay que pagar, es lindo y te cruzás con amigos”
“Por las dudas no me meto, pero amo el río y me encantaría poder bañarme. Creo que la gente va a seguir viniendo igual”
“Nos sorprendió la cantidad de gente metida en el agua. Es un lugar de recreación y que esté contaminado no está bueno”

Comentarios


El Limay a pleno: el calor pudo más que el alerta de contaminación