El "Lobo" dueño de todo

Gimnasia aprovechó las ventajas y se quedó con el clásico.

LA PLATA (DyN) - Sacando el máximo provecho de las ocasiones que se le presentaron, Gimnasia y Esgrima se quedó con el clásico platense al imponerse por 3-1 frente a un Estudiantes que no levanta cabeza y sigue inmerso en el fondo de la tabla de posiciones del Apertura.

El cotejo sufrió una suspensión de 18 minutos, cuando se jugaba la media hora del período final, debido a que una parte de la hinchada estudiantil rompió el alambrado que daba a espaldas del arquero Juan Carlos Docabo y pretendió ingresar al campo de juego, finalmente se calmaron los ánimos y el cotejo pudo concluir en el tiempo reglamentario.

Desde el arranque fue Estudiantes el que se mostró más concentrado dentro de un escaso nivel técnico, aunque curiosamente el cotejo tuvo una buena cantidad de llegadas. Por momentos se jugó a gran intensidad.

A los 14 minutos, Enría ensayó una escapada por la derecha y luego de ganarle a la marca a Pajuelo, sacó un centro pasado que fue muy bien aprovechado por Choy que entró por atrás de todos y con toque de zurda la clavó al segundo palo de Docabo.

Dos minutos más tarde y con todo Estudiantes metido en la confusión, el "Lobo" estuvo a punto de aumentar cuando Docabo le tapó de manera magistral un bombazo de Enría.

A los 36, llegó la igualdad pincharrata, luego de una pelota que ganó Aquino por la derecha, el centro que tomó defectuosamente Quattrocchi igualmente Maggiolo la empujó al gol.

El complemento no trajo nada nuevo, casi fue un calco de la primera etapa, de entrada fue Madrid el que desaprovechó un regalito de Quattrocchi.

A los seis, una gran jugada compartida entre Aquino y Pompei terminó con una excelente habilitación del Tito para la entrada franca de Maggiolo que lo perdió solo.

A los nueve, una mano del chileno Osorio cerca de su medialuna le permitió a San Esteban meter un misil de tiro libre que le picó antes a Docabo y se convirtió en el segundo de su equipo.

Iban 21 minutos, cuando el peruano Pajuelo reventó el segundo palo de Olave que no tenía nada que hacer.

En la respuesta, Madrid realizó una gran maniobra personal por la derecha, la alargó para la entrada de Turienzo que sólo tuvo que empujarla para sellar el resultado.

San Esteban, feliz por partida doble

Jorge San Esteban, quien ayer marcó su primer gol en un clásico platense, en el cual su equipo, Gimnasia y Esgrima La Plata, derrotó a Estudiantes, admitió que "fue una victoria importante por la manera en que se jugó".

"Nosotros fuimos siempre a buscar el partido porque ellos con el empate se conformaban y por suerte las chances que tuvimos las supimos convertir", remarcó el "Coco".

El zaguero "mens sana", quien jugó desgarrado el clásico 132 del profesionalismo, convirtió el segundo gol mediante un tiro libre con un estupendo remate cruzado.

"Ojalá esta victoria nos permita subirnos a una buena racha y continuar trabajando con normalidad", acotó.

"Sabíamos que era un partido importantísimo. Esto a nosotros nos sirve de mucho porque además le debíamos una alegría a la gente, ya que esperaban otra cosa de nosotros en este campeonato", afirmó el defensor.

Con respecto a que si Gimnasia le dará prioridad ahora a la Copa Sudamericana, en donde enfrentará al Bolívar de Bolivia, el "Coco" San Esteban aclaró que "eso lo tiene que decidir el técnico. Si le da prioridad a los dos torneos, seguiremos jugando hasta donde aguantemos. Y si quiere ir a la copa también lo apoyaremos. Los dos son importantes, aunque en el Apertura ya no tenemos chance alguna y en la Copa la cosa es distinta".


Comentarios


El «Lobo» dueño de todo