El Luna y un cierre de temporada agridulce

'Pepe' Balbi venció por nocaut a un duro rival.

Uno cumplió, el otro dejó más dudas que certezas. El cierre del año boxístico en el mítico Luna Park dejó un sabor agridulce. ya que la excelente noche de Raúl Balbi se vio opacada por la presencia de un Pablo Chacón que ganó, pero volvió a estar muy lejos de su mejor nivel.

"Pepe" Balbi (63,500 kilos), ex-monarca mundial, derrotó por nocaut técnico en la segunda vuelta al colombiano Jorge "El Muro" Noriega y retuvo el título Fedelatin superligero de la AMB.

Sobre la base de velocidad y precisión, el oriundo de Moreno demolió de manera categórica al morocho visitante en la pelea más atractiva de la velada cumplida en la "Catedral del Boxeo" y dio por tierra con todos los pronósticos previos, que indicaban chances parejas.

En el primer asalto, Balbi acertó una izquierda ascendente, a continuación volvió con la misma mano, pero abajo, a la zona hepática, y ese fue el golpe que prácticamente dejó fuera de pelea a Noriega.

El colombiano cayó y aunque consiguió levantarse y finalizar los primeros tres minutos del combate, nunca se recuperó por completo.

En la segunda vuelta, el argentino llegó primero con un derecha en cross y siguió con una izquierda de idéntico recorrido que volvió a derribar a Noriega, a quien le fue impuesta por segunda vez la cuenta de protección. Reanudadas las acciones, Balbi fue decidido en busca de la definición, su rival volvió a caer y de inmediato el árbitro Fernando Peyrous decretó el "no más".

En primer turno, en un combate que no dejó nada para el recuerdo, Chacón (58,700) superó por puntos, en fallo unánime, al puntano Julio Algañaraz (58,550) y conquistó el vacante título intercontinental superpluma de la Organización Mundial.

Los jurados Edgardo Codutti y Héctor Miguel coincidieron en otorgar 120-107 en favor del mendocino, mientras que la tarjeta de Héctor Primerano, la más coherente, registró 119-108.

La pelea careció de acción concreta, fue monótona, aburrida y por segunda vez consecutiva, el mendocino se vio forzado a combatir los doce rounds ante un rival de segunda o tercera línea en el plano nacional.

Parecía que todo se terminaba en el primero, cuando Chacón derribó a Algañaraz, por lo que el árbitro Luis Guzmán dispuso el conteo de protección.

Sin embargo, el puntano se levantó y logró continuar en combate y pasado el tercero, la posibilidad de una definición rápida se fue diluyendo por la falta de continuidad del ganador.

La declarada intención del mendocino de retornar a la alta competencia parece muy lejos de concretarse, por más que la idea de su mánager Osvaldo Rivero sea la de hacerlo escalar en los listados internacionales para llegar a un clásico argentino contra Jorge Barrios.

Sin embargo, hoy por hoy, "La Hiena" parece estar muy por encima del cuyano.


Comentarios


El Luna y un cierre de temporada agridulce