El 'Mago' dejó el frac y se puso el overol

Sin jugar bien, pero con mucho esfuerzo, Coria venció a Massú en cinco sets.



Guillermo Coria tuvo que entregar todo su tenis y también su físico para conseguir un lugar en cuartos de final del US Open, al derrotar al chileno Nicolás Massú por 6-4, 2-6, 6-7 (5- 7), 6-2 y 6-2, en un maratónico duelo de 4h 32m, el más largo del certamen hasta el momento.

El doble “clásico” entre argentinos y chilenos en Flushing Meadows había comenzado a volcarse a favor del primero en la noche del domingo, cuando David Nalbandian se impuso en tercera ronda a Fernando González.

El partido de ayer en el estadio “Armstrong” arrancó con la impresión de que Coria no sufriría demasiado. El argentino quebró en el primer juego y después mantuvo su saque, mostrando un juego consistente y sin fisuras. Pero en el segundo, el 'Mago' se fue del partido, dejó de buscarle el revés a su rival, y Massú lo aprovechó: empezó a meter su temible winner de derecha y quebró para 2-0 y 6-2.

En el tercero, Coria incurrió en un verdadero “festival” de dobles faltas (nueve en el set), y desperdició una ventaja de 4-1 gracias a dos quiebres. Massú rompió para 4-2 y 4-4, y después ninguno pudo mantener su servicio hasta el tie break, que quedó en manos del chileno. Después hubo un respiro: Massú pidió permiso para ir al baño y luego fue tratado por el trainer por un calambre en su pierna izquierda.

Coria “volvió” al partido e el cuarto parcial cuando ya no tenía opción de equivocarse, y con dos nuevos quiebres forzó el quinto. El argentino dejó de ir tanto a la red y desde la base dominó a su oponente. El partido estaba en plena efervescencia cuando ambos tenistas tuvieron un entredicho red de por medio un par de veces en plena disputa del último set.

El argentino seguía padeciendo con su servicio (las dobles faltas llegaron a 20), pero en el cuarto juego quebró para 3-1, mantuvo su saque y con un nuevo quiebre cerró a su favor un partido que lo pone dentro de los ocho mejores del torneo.

El ídolo sigue vivo

El estadounidense Andre Agassi supo aprovechar su segunda oportunidad después de dejar escapar un potencial triunfo en sets corridos, al vencer finalmente en el quinto parcial al belga Xavier Malisse y se clasificó para los cuartos de final. El 'Kid' de Las Vegas, de 35 años y séptimo preclasificado del certamen, se impuso por 6-3, 6-4, 6-7 (5-7), 4-6 y 6-2.

“Comencé pegándole bien a la pelota, tuve un buen arranque”, sostuvo Agassi, el tenista de más edad que disputa cuartos de final en el US Open desde que lo hiciera en 1991 Jimmy Connors, con 40 años. “El entró en ritmo en el tercer set y jugó mejor que yo en el cuarto. Yo sabía que tenía que hacer algo diferente en el quinto; lo hice y lo logre”, agregó.

En otro partido del día por el pasaje a cuartos, el español Tommy Robredo probó ayer la misma medicina que su compatriota Rafael Nadal hace un par de días, y cayó ante el estadounidense James Blake. Robredo, decimonoveno favorito, perdió frente a Blake (49 ATP), por 4-6, 7-5, 6-2 y 6-3 en 2h 23m.

Los organizadores del torneo están contentos ya que al menos un estadounidense estará en 'semi'. Agassi y Blake deberán eliminarse entre si, aunque está claro que el favorito sentimental de todos es el veterano tenista.

Al cierre de esta edición se dilucidaba el rival de Coria, que saldrá del choque entre el local Robbie Ginepri y el francés Richard Gasquet.


Comentarios


El 'Mago' dejó el frac y se puso el overol