“El manotazo de ahogado”



Estados Unidos imprimió tres billones de dólares y se los dio a su sistema financiero; la mitad de Europa se fundió y hace planes de ajuste que ajustan también a sus vecinos. La economía norteamericana hace agua y para colmo se desmoronó Japón, su colonia indirecta. China crece y Rusia aguanta; Latinoamérica se refugió en el Mercosur y les hace pito catalán. El dólar no se cae porque los países que lo tenían como tesoro todavía no los liquidaron, pero están en vías de ello. Lo mismo hacen con los bonos de la reserva y tendrá que hacer Argentina, liquidando la deuda externa o comprando bienes de capital. Los países firman acuerdos para negociar en sus monedas y no valúan las propias con respecto al dólar para impedir que la economía estadounidense se recupere a costa de sus economías. Si alguien quiere saber cuánto vale un dólar es sencillo: averigüe cuánto oro compraba hace dos años con 100 dólares y cuánto compra ahora y, si tiene dólares, no se suicide, vaya y cámbielos. Estados Unidos y sus aliados europeos saben que de ésta no salen con medidas económicas, porque los ajustes les puede costar la cabeza a los dirigentes y a los dueños del capital. Por eso están adoptando, como los romanos, el método que los llevó a la destrucción: ir a arreglar sus problemas sociales, económicos y culturales, invadiendo naciones y aniquilando gente, naciones que nunca terminaron de vencer y problemas que nunca terminaron de solucionar. Por eso fueron contra Libia diciendo que protegían a los revoltosos espontáneos, que poseían armas de última generación provistas vaya a saber por quién, y terminaron ejecutando hijos y nietos de un líder que no hace mucho ellos ensalzaban como héroe o presentando la muerte supuesta de un integrante de un grupo fundamentalista como la victoria de todas las batallas. Por eso son peligrosos. Están desesperados y armados hasta los dientes. Por eso hoy más que nunca los países del Mercosur debemos unirnos más y actuar con calma e inteligencia, no vaya a ser que el ocaso de los imperios y su caída nos arrastren. Antonio Tourville DNI 7.817.849 Las Grutas

Antonio Tourville DNI 7.817.849 Las Grutas


Comentarios


“El manotazo de ahogado”