El martes dejó tres sonrisas y un disgusto

Ganaron Nalbandian, Calleri y Cañas. Coria, en cambio, fue derrotado por el francés Cyril Saulnier. Triunfo de Hewitt



MELBOURNE (Por Guillermo Salatino, DPA).- Los argentinos vivieron ayer un día casi perfecto en el Abierto de Australia, donde sólo la inesperada derrota de Guillermo Coria dejó una nota negativa.

David Nalbandian, Agustín Calleri y Guillermo Cañas -estos dos, rivales entre sí en el próximo encuentro- avanzaron a la segunda ronda del torneo. Nalbandian, octavo favorito y vencedor del brasileño Ricardo Mello por 6-2, 6-1 y 6-4, ya piensa en su próximo partido ante el alemán Florian Mayer, sorprendente vencedor del francés Richard Gasquet. "No lo conozco, y es raro, porque uno conoce a casi todos. Pero si le ganó a Gasquet debe jugar bien", dijo el argentino sobre su próximo rival, de 20 años, ubicado fuera de los 200 primeros. Con el cabello cada vez más largo -"no lo voy a dejar crecer mucho tiempo más"-, Nalbandian habló de si se siente candidato: "Yo, cuando voy a un torneo, voy a ganar. Ahora... sentirme candidato... no sé, porque están los mejores del mundo y hay que ganar siete partidos, esto es muy largo. Me tengo fe, pero veremos, siempre digo que ganar torneos de Grand Slam y la Copa davis es lo que más quiero". ¿Y el comentario de Lleyton Hewitt, que dijo "cuidado con Nalbandian"? "Será porque me ven bien. Yo estoy bárbaro y convencido de que estoy haciendo las cosas bien. Es bueno que los rivales te respeten".

Por su parte, Calleri avanzó a la segunda ronda despué de derrotar al belga Christophe Rochus, por 6-1, 3-6, 6-3 y 7-5, en 2h 26m de juego. El ganador de la dura lucha no se vislumbró hasta el cuarto set, cuando Calleri logró romper el servicio del belga para adjudicarse el triunfo.

El próximo rival del cordobés será Cañas, quien participa en el Abierto de Australi con una invitación y debutó en este primer Grand Slam del año con un triunfo sobre el francés Sebastien De Chaunac por 6-2, 6-2, 6-4.

"Estoy feliz. No me importa el resultado ni haber jugado bien o mal, sólo me interesa haber vuelto a jugar un torneo grande después de un año y medio, porque el año pasado estuve aquí pero jugué en una mano", comentó Cañas, quien sólo jugó cinco torneos en el 2003, un año plagado de lesiones.

Con respecto a su próximo compromiso, Cañas aseguró que será especial. "Con Agustín jugamos desde los ocho años, nos conocemos mucho y somos grandes amigos. No se qué va a salir, lo importante es que la pasemos bien. Todos saben que es uno de los dos o tres jugadores que más fuerte le pega a la pelota en el circuito. Es un buen test para mí", aseguró.

En el duelo personal, el de Río Cuarto gana por 2 a 0, con triunfos en Salvador 2001, en cemento como ahora, y Bastad 2002, sobre polvo de ladrillo.

En cuanto a los favoritos, auspicioso fue el debut del suizo Roger Federer que terminó apabullando a Alex Bogomolov Jr. de EE.UU por 6-3, 6-4 y 6-0.

En la ronda siguiente, Federer se medirá con Jeff Morrison, quien venció 6-4, 6-2, 6-4 al holandés Dennis van Scheppingen.

El británico Greg Rusedski perdió por 6-4, 6-3 y 6-4 ante el español Albert Costa en el que fue casi seguramente su último partido antes de una audiencia por doping el 9 de febrero.

El australiano Leyton Hewitt le estaba ganando a Cecil Mamiit 6-2, 6-4, 0-1 cuando el estadounidense se chocó con la silla del juez y tuvo que retirarse lesionado.

En otros partidos, Mark Philippoussis venció por 7-6, 6-2, 7-6 al sueco Thomas Johansson, mientras que Juan Carlos Ferrero en 66 minutos le ganó a Albert Montañés por 6-2, 6-4 y 6-2.

Por el piso y con dolor

Es un clásico: el rápido y duro cemento australiano suele provocar lesiones, caídas, abandonos abruptos y hasta walk over antes de jugar. El Abierto de Australia es uno de los torneos más desgastantes del circuito para el físico de los tenistas. Ayer, por caso, Cecil Mamitt de los Estados Unidos no pudo detener su carrera ante un tiro de Leyton Hewitt y se golpeó de manera intensa con la silla del umpire. Sus gestos de dolor causaron preocupación en Melbourne.

Otro que se dobló de dolor fue el holandés Joshn Van Lottum, que en su maratónico encuentro ante el brasileño Gustavo Kuerten por poco debe retirarse lesionado. "Guga" se impuso 8-6 en el quinto set.

"Fue uno de mis peores días"

Guillermo Coria fue claro para explicar su derrota. "Hoy no fue mi día, evidentemente tuve uno de los peores días en una cancha. Me sentí incómodo desde el principio. Tuve 5-4 con mi saque y no lo aproveché, 4-0 en el tie break y varios set point y no los jugué a ganar. Jugué muy corto, atado, sin confianza", resumió el número cinco del mundo tras caer por 7-6 (9-7), 6-2 y 6-4 ante el francés Cyril Saulnier.

Coria, ganador de cinco torneos en 2003, se retiró por lesión la semana pasada en el torneo de Auckland, pero aseguró que su derrota de ayer no tuvo nada que ver con aquello. "La lesión no me molestó para nada. Sí es cierto que en los últimos días estuve más preocupado por la lesión que por preparar el partido, pero durante el encuentro no me molestó, no perdí por eso. Inclusive cambié el saque y saqué bien. Pero fue de esos días en los que uno debería haberse quedado en su casa. Aunque no es la muerte de nadie. El año pasado perdí en la primera de Wimbledon y después gané tres torneos seguidos", recordó. Coria volará a Buenos Aires para dedicarse a preparar su debut en la Davis. "Me voy volando a entrenarme, quiero llegar bien a la Copa". El argentino descree del anuncio de Younes El Aynaoui de que no estará en Agadir.


Comentarios


El martes dejó tres sonrisas y un disgusto