“El mea culpa no sirve si no hay investigación”



Actualizado a las 12:23

BUENOS AIRES – Las críticas al actual y anteriores gobiernos fueron las características del acto en conmemoración del atentado a la AMIA. Hoy se cumplen 11 años del hecho, aún sin culpables.

El presidente de la AMIA, Luis Grynwald, aseguró en Buenos Aires que el mea culpa del Estado por la falta de dilucidación del atentado contra esa mutual judía “no alcanza” si no hay una profundización de la investigación para llegar al esclarecimiento del ataque, que hace once años causó la muerte a 85 personas.

Por su parte, el titular de la asocicación que reúne a familiares de víctimas del atentado, Sergio Burstein, admitió que con el decreto firmado por Kirchner “no alcanza” y cuestionó el momento de su dictado por considerarlo “de oportunismo político”. (ver aparte)

Kirchner, quien participó junto a otros funcionarios del acto en Buenos Aires, se limitó a calificar de “correcta” la demanda de justicia. (ver aparte)

Grynwald dirigió sus críticas y pedidos al “señor Presidente”, Néstor Kirchner en los últimos párrafos de su discurso por el undécimo aniversario del ataque. Kirchner siguió el acto desde debajo del palco, mirando al titular de la AMIA, quien también cuestionó la tarea del fiscal Alberto Nisman, y al jefe de la Unidad Especial de Investigación, Alejandro Rúa, por la falta de profundización y del hallazgo de nuevas pistas.

“Más allá de las buenas muestras de voluntad del Poder Ejecutivo Nacional, asumir las culpas sin hallar a los culpables no nos alcanza. Compete a este gobierno no repetir errores del pasado y arbitrar todos los medios para determinar los culpables, si no, esto es el mejor estímulo para los terroristas y para un próximo atentado”, dijo Grynwald. El titular de la AMIA aludió así al decreto 812/05 que firmó el Presidente la semana pasada, mediante el cual se asumió la responsabilidad del Estado por la falta de esclarecimiento del atentado y el “encubrimiento” en que habrían incurrido sucesivos gobiernos. En otro pasaje de su discurso, Grynwald insistió:

“No alcanza con que el Estado argentino se declare culpable, no alcanzan once años de discursos y estar a fojas cero”, por lo que exigió “una ley para que el atentado se considere de lesa humanidad”. “Señor Presidente, muchos de esos gestos han abierto una gran esperanza, (pero) exigimos justicia, de usted y de los poderes del Estado depende”, añadió Grynwald. El titular de la AMIA, además, se mostró crítico de la tarea del fiscal Alberto Nisman, y del jefe de la Unidad Especial de Investigación, Alejandro Rúa, por la falta de profundización y del hallazgo de nuevas pistas.

“El fiscal Nisman no ha exhibido nada nuevo, y la Unidad Especial a cargo del doctor Rúa, que depende del Ministerio de Justicia, no ha avanzado en las pesquisas, ni ha aportado elementos de valor”, fustigó. “Dicha unidad debe colaborar con la investigación y encaminar sus esfuerzos al esclarecimiento del caso. La tarea de los doctores Nisman, Rúa y (del actual juez de la causa AMIA, Rodolfo) Canicoba Corral, no nos alcanza”, dijo Grynwald.

El presidente de la AMIA, además, comparó la investigación realizada en la Argentina con las que los gobiernos de Gran Bretaña y España llevaron adelante para echar luz sobre los atentados de Londres y Madrid, respectivamente. “En Atocha se supo, en Buenos Aires no. La policía británica recopiló fotos, e-mails para investigar el último atentado”, dijo, mientras que aquí “no se encuentran los cassettes con las pistas telefónicas, y hay culpables en libertad”, comparó.

Respecto del ataque, Grynwald lo describió como la “expresión del más violento y crudo antisemitismo de los terroristas, los mismos que volaron micros, colegios y lugares de esparcimiento público en Israel, el mismo terrorismo que sembró terror en Madrid y en Londres”. Finalmente, Grynwald aseveró: “Estamos con la convicción de que la memoria es una construcción cotidiana, que debe servir como antídoto contra la intolerancia, la xenofobia y la discriminación de cualquier tipo”. El ataque “no alcanzó a destruirnos. La bomba intentó destruir lo mejor que tiene la sociedad: la libertad y la democracia, para instaurar en nuestro pueblo la intolerancia y el miedo, pero no alcanzó para doblegarla”, cerró Grynwald.

Notas asociadas: Duros mensajes en el acto por la AMIA

Notas asociadas: Duros mensajes en el acto por la AMIA


Comentarios


"El mea culpa no sirve si no hay investigación"