El menemista Romero ganaba fácil en Salta

Se mantendrá en la gobernación por tercera vez.



SALTA.- El gobernador de Salta y excandidato a la vicepresidencia de la Nación en la fórmula con Menem, Juan Carlos Romero, accedía anoche con comodidad a su tercer mandato consecutivo, según anunciaron autoridades partidarias, aunque hasta las 21 no se habían proporcionado datos oficiales suficientes como para marcar una tendencia.

A una hora y media de cerrado el comicio, el senador nacional por el PJ salteño, Marcelo López Arias, había adelantado que “Romero ha sido reelecto por más del 50 por ciento de los votos” y calculó que el resultado final no sería inferior al 54 por ciento.

En tanto, las encuestas a boca de urna, realizadas por la empresa privada Datamática y por el gobierno provincial, marcaron cifras de entre el 50 y 52 por ciento en favor del Frente Justicialista para la Victoria, de Romero y su vice Walter Wayar, y coincidían también en que el Partido Renovador de Salta (PRS), que postuló a Andrés Zottos, quedaría segundo con un porcentaje de votantes que iría de los 20 a los 22 puntos.

Estas cifras hablaban, por otra parte, de que el PJ se quedaría al menos con tres de los cuatro diputados nacionales que se eligieron ayer y el PRS lograría el restante, aunque dirigentes peronistas preferían aguardar, en este caso, los resultados finales ya que no descartaban que el oficialismo se quede con todas las bancas puestas en juego.

Extraoficialmente, los partidos opositores daban anoche por descontado que Romero ganaría por más del 50% de los votos. De esta forma, el menemista Romero, en el día de su cumpleaños número 53, se estaba quedando con un contundente victoria, en la que fue la anteúltima fecha del calendario electoral del país.

Los 678.058 salteños habilitados fueron convocados a votar hoy para designar, además de gobernador y vice, cuatro diputados nacionales, 11 senadores y 30 diputados provinciales, además de 58 intendentes y centenares de concejales.

Esta es la tercera vez en el año que los ciudadanos de la provincia van a las urnas, teniendo en cuenta las presidenciales de abril y las constituyentes de agosto en las que Romero fue habilitado para la re-reelección, lo que probablemente conspiró contra este comicio al que los salteños llegaron con escaso entusiasmo.

Romero consiguió con comodidad el triunfo con una campaña en la que no mencionó los vínculos que hasta hace sólo siete meses lo unían al ex presidente Carlos Menem, de quien fue candidato a vicepresidente.

Tanto fue así que en lo que fue considerado una original forma de cerrar una campaña electoral, el gobernador apareció el jueves pasado junto al presidente Néstor Kirchner en un acto en la Casa Rosada, donde se firmó una carta de intención para incorporar capitales privados al ferrocarril Belgrano de Cargas.

De todas formas, no hubo apoyo directo de la Nación a Romero y fue el peronista disidente Julio San Millán que se presentó por fuera del partido conformando con radicales e independientes la coalición Unidos por Salta, quien se autoproclamó como el candidato de Néstor Kirchner, aunque nunca consiguió que el gobierno se manifestara en ese sentido.

La campaña proselitista fue seguida apáticamente por la población hasta que el miércoles último quedó mancillada por la muerte de un hombre y las heridas que sufrieron otros dos en un barrio de la capital salteña, donde se enfrentaron seguidores y opositores al candidato peronista a intendente Miguel Isa, que anoche lograba imponerse en la elección.(DyN)

Consagrado gobernador por tercera vez, el justicialista Juan Carlos Romero festejaba anoche por partida doble un triunfo que reafirma su poderío al frente de la provincia y el PJ local.

El también ex candidato a vicepresidente de Menem es abogado de profesión, hizo doctorados en EEUU., fue docente en la Universidad Católica de Salta, tiene título de piloto civil de aeronaves y ostenta una amplia trayectoria en la arena política, a la que llegó de la mano de su padre, el ex gobernador Roberto Romero.

Casado y padre de cinco hijos, Romero ganó su primera elección para gobernador en 1995, pero antes había ocupado durante 8 años una banca de senador nacional.

El entonces senador cosechó el bajo perfil hasta acceder a la presidencia de la estratégica comisión de Hacienda de la Cámara alta, por donde pasaron los principales proyectos de la Reforma del Estado que llevo adelante Carlos Menem en la década del 90.

En ese cargo, fue duramente increpado por el ex ministro de Economía Domingo Cavallo, quien le endilgó intentar favorecer al suicidado empresario telepostal Alfredo Yabrán como autor de un proyecto de privatización del Correo.

En Salta, accedió a la gobernación tras derrotar al capitán Roberto Ulloa y firmó 23 decretos de necesidad de urgencia que le sirvieron para aplicar una severa reforma del estado.

Durante sus dos mandatos, Romero privatizó el banco de la provincia, la empresa de energía, la recaudación tributaria, los juegos de azar y dio en concesión el servicio de agua y cloacas.

También hizo decenas de obras de infraestructura como un estadio de fútbol para que se jugaran 4 fechas del campeonato mundial juvenil, un Centro de Convenciones y un aeropuerto que envidiaría cualquier ciudad del primer mundo. Sin embargo, su administración no pudo modificar el mapa social de la provincia dado que según datos del INDEC, Salta tiene el 70 por ciento de su población bajo la línea de pobreza y un 35 por ciento de indigentes. (DyN)


Comentarios


El menemista Romero ganaba fácil en Salta