El mercado inmobiliario virtualmente paralizado

El regreso de las restriccciones cambiarias es un golpe de gracia para un sector que aun antes de las elecciones, ya mostraba signos negativos. Desde el sector empresario piden que el gobierno instrumente la forma de acceder a las divisas.



Los daños colaterales de la abrupta reimplantación de los controles de cambio, no tardaron en aparecer. Una de las primeras actividades en sentir el impacto, fue la inmobiliaria, que atraviesa una verdadera tormenta perfecta. La extensa recesión que atraviesa la economía desde el segundo trimestre de 2018, hace tiempo implica un menor nivel de operaciones y escrituraciones. A ello se suma que el mercado argentino históricamente cotiza las propiedades en dólares, tendencia que se refuerza ante escenarios de fuerte incertidumbre como el que atraviesa el país en 2019.
Sobre llovido, mojado. El regreso de las restricciones cambiarias, significó una virtual parálisis. Al menos, hasta que el mercado se adapte al nuevo contexto, y desde el gobierno se generen los mecanismos institucionales que permitan salvar la escases de divisas.
Un ejemplo sencillo ilustra la situación. Si un comprador desea concretar la operación por un inmueble valuado en u$s 100.000 y para eso necesita cambiar los pesos que tiene en su cuenta bancaria, el sistema hoy solo le permite comprar u$s 10.000 por mes. Por otra parte, ningún vendedor aceptaría en este contexto, el pago de la propiedad por el equivalente de su valor en pesos, ya que al intentar adquirir los dólares con el dinero recibido, se encontraría con la misma restricción. El resultado es que los compradores no logran hacerse de las divisas para comprar, y los vendedores se niegan a vender.

La imposibilidad de acceder a las divisas, terminó de paralizar un mercado donde las propiedades historicamente se cotizan en dólares.


La parálisis se retroalimenta por la dinámica de precios tras la devaluación. Los especialistas estiman que los precios en dólares, tanto de las propiedades a estrenar, como de los inmuebles usados, tienen hoy una cotización en dólares entre un 15% y un 20% más baja que al inicio del año. Con ese panorama, la mayoría de los propietarios elige ‘sentarse a esperar’, y deciden no poner sus inmuebles a la venta.
Aún así, la situación en el mercado ya era crítica antes que se desatara el vendaval financiero. Según las estadísticas del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, las escrituraciones cayeron un 27% interanual en el mes de julio en la CABA. Si se contabilizan los primeros siete meses del año, las operaciones se derrumbaron un 47,5%. Asimismo, si se consideran únicamente las operaciones realizadas mediante crédito hipotecario, el registro de las operaciones de julio es un 66% más bajo que para el mismo mes de 2018, y fue el peor mes de julio de los últimos 10 años.
Sobre ese escenario llegó el resultado inesperado en las elecciones de agosto, la incertidumbre financiera, y las restricciones cambiarias.
Durante la semana, el Presidente del Colegio Profesional de inmobiliarias de la Ciudad de Buenos Aires, Armando Pepe, mantuvo sendas reuniones con el Presidente del Banco Central, Guido Sandleris, y con el Ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. “Buscamos ayudar al gobierno a encontrar las herramientas para que los inversores puedan comprar los dólares que necesitan para adquirir una propiedad, y que no termine sucediendo lo que el gobierno no quiere: que la gente compre las divisas para enviarlas al exterior”, explicó el dirigente empresario el jueves previo a los encuentros.
Sandleris admitió en conferencia de prensa que los bancos pueden solicitar autorización al Banco Central para habilitar la compra de divisas en caso de probarse la operación inmobiliaria. La inquietud pasa por los tiempos de ese tramite.
Pero el rumor más fuerte, es que la primer propuesta de los empresarios es el regreso del “Certificado de Depósito para Inversión” o Cedin. Una herramienta ideada durante el kirchnerismo, que permite incorporar al sistema los dólares que se encuentran ‘debajo del colchón’, y posibilita que esos fondos se canalicen a una actividad formal como el mercado inmobiliario.

En números

u$s 10.000
Los dólares que una persona física puede adquirir por mes en el mercado cambiario oficial.
47,5%
La caída de las escrituraciones en los siete meses previos a la crisis financiera de agosto.

Temas

Dólar

Comentarios


El mercado inmobiliario virtualmente paralizado