El “Millo” volvió a sonreír en el verano 

Venía de perder en sus últimos dos partidos y le ganó a Vélez.



MAR DEL PLATA (Especial).- Ríver Plate logró cortar la racha de dos derrotas consecutivas en este verano al vencer anoche en Mar del Plata a Vélez Sársfield por 1 a 0, por la Copa de Oro. Por su parte, el equipo de Liniers sumó su segunda caída en el certamen.

Ríver venía de perder con Boca (0-2) y San Lorenzo (1-2) en sus últimas presentaciones, mientras que Vélez cayó en su debut del verano ante el equipo “xeneize” (1-3).

De movida nomás se vio a dos equipos que querían ofrecer un buen espectáculo. Tanto Ríver como Vélez se mostraron con mucha movilidad y llegada, pero a poco de iniciado el cotejo, las piernas fuertes comenzaron a apoderarse de los jugadores y el panorama se oscureció. Igualmente, la vocación ofensiva fue una constante en los primeros minutos y las emociones siguieron, aunque eso de buen espectáculo quedó para otra oportunidad.

Fue Vélez el que avisó primero. Tuvo diez minutos de dominio territorial y de pelota, y cuando el juego pasó por los pies de Cristian Bardaro, hubo peligro en el área riverplatenses. En ese lapso, el juvenil delantero tuvo la mejor chance del primer tiempo. Tras dejar en el camino con sendos amagues a cuatro jugadores -arquero incluído-, hizo una de más y su remate fue bien cubierto por Gastón Sessa, quien se recuperó a tiempo y salvó la caída de su valla.

A partir de allí el partido cayó en un “bajón” futbolístico y las piernas fuertes volvieron a aparecer, por lo que no extrañó que el árbitro Gabriel Brazenas “llenar” de amarillas a los dos equipos.

Y precisamente después de una infracción cerca del área grande de Vélez llegó la apertura del marcador. Leonardo Ramos acarició la pelota y la metió por sobre la barrera, en el ángulo superior izquierdo de Chilavert. Estupendo.

Vélez salió decidido a igualar y, si bien no tuvo claridad para concretarlo, llegó en un par de oportunidades hasta Sessa, pero por la mala puntería de Patricio Camps, el resultado no varió antes del descanso.

El complemento no varió demasiado y ninguno se sacó grandes ventajas.

Zapata y Angel -ingresó por Rambert- por el lado de Ríver y Darío Husaín y Camps por el de Vélez fueron los que más insistieron, pero ninguno logró llevar peligro ni profundidad al arco rival. El resto, sólo acompañó y a la media hora de juego de esta última parte, el resultado estaba prácticamente sentenciado.

Las últimas emociones de la noche llegaron sobre el final, cuando Berizzo ejecutó un tiro libre y su remate terminó en el travesaño. La otra fue cuando Cardetti quedó mano a mano con Chilavert y el paraguayo ahogó la jugada.

Final y victoria para el equipo del “Pelado” Díaz. Muy bien recibida antes del superclásico del miércoles. 


Comentarios


El "Millo" volvió a sonreír en el verano