El modelo K de redistribución social





América Latina es considerada la región con mayor desigualdad en el mundo. Uno de los modos de medir su grado en un país consiste en establecer cuántas veces la renta del 10% más rico supera al decil que está situado más abajo. Esa relación en la Argentina es de 31 veces mientras que en el Japón, por ejemplo, es sólo de 7. Por consiguiente, toda política que aspire a conseguir una redistribución más justa de la renta en nuestro país merece ser bien acogida. Otra cuestión es verificar si los buenos deseos se ven correspondidos por políticas que alcanzan a modificar la realidad.

El medio más directo y eficaz para redistribuir la renta es el sistema impositivo. Sin embargo, en la Argentina éste mantiene un sesgo regresivo y no ha variado. El peso de los impuestos directos (33% del total de la recaudación) sigue siendo mucho menor que el de los impuestos indirectos (66%). El IVA, un impuesto que pagan pobres y ricos, tiene una alícuota muy elevada (21%) frente al 16% que tiene en España. La renta financiera (intereses y dividendos) sigue sin estar gravada. Las plusvalías obtenidas por la venta de las acciones de una empresa no tributan.

Otro modo de verificar la eficacia del sistema impositivo resulta midiendo la presión impositiva, es decir la cantidad total recaudada en relación con el PBI. Lo que representa una media, que puede haber contribuyentes que paguen mucho y otros que no lo hagan porque evaden. Pero igual sirve de referencia, porque la existencia de una elevada evasión es también un signo de redistribución regresiva del ingreso. En la Argentina la presión impositiva ha ido subiendo en los últimos años, pero en términos comparativos sigue siendo baja. Según un informe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), la presión tributaria total pasó del 25,5% del Producto Bruto Interno (PBI) en el 2000 al 31,4% en el 2006. Es una cifra todavía inferior a la que tiene Brasil (33,4%), Alemania (37%) o los países escandinavos (en Suecia alcanza el 51,5%).

En definitiva, al no haberse modificado en los últimos años el sesgo regresivo del sistema impositivo, podemos decir que no se percibe una diferencia entre el modelo K y los anteriores. En todo caso hay que reconocer una mejora en la gestión recaudatoria, lo que ha permitido reducir la evasión fiscal, debido a la mejora de los sistemas informáticos y catastrales implantados en los años 90.

Podría entenderse que otro modo de redistribuir ingresos se consigue a través de las políticas de subsidios para evitar el incremento de algunos precios relevantes en la cesta de los consumidores. En la Argentina, el Estado paga subsidios a la industria harinera para evitar la subida del precio del pan; a la industria aceitera, para no generar un alza en el valor del aceite; al gasoil, para frenar la subida en los transportes, etc. Esta política de subsidios no es habitual en los países avanzados porque provoca graves distorsiones en los precios relativos. Constituye un entramado muy difícil de desarmar en el futuro y tiene un peso cada vez mayor en el presupuesto del Estado, donde ya representa un 25% del gasto público, lo que supera el gasto en sueldos y salarios del personal del Estado.

Desde el punto de vista redistributivo, sus efectos son imprecisos. Un subsidio a la tarifa eléctrica beneficia a las clases medias de elevados ingresos tanto como a los hogares humildes que tienen acceso al servicio, algo que no todos consiguen. El subsidio a la tarifa del gas no alcanza a favorecer a los hogares no conectados a la red que deben pagar la garrafa del gas licuado a un precio mucho más elevado. La política actual de subsidios parece más bien dirigida a contener el índice inflacionario para evitar que aumente el costo de la deuda pública indiciada con el IPC, más que a redistribuir ingresos.

Por otra parte, el sistema de subsidios es una fuente de corrupción porque deja en manos de los gestores públicos un enorme poder para retrasar o avanzar los pagos y da lugar a un costo administrativo de gestión que lo hace altamente ineficaz. Tal vez sería más razonable sustituir todo el sistema de subsidios por una renta básica dirigida a los hogares más humildes, previamente censados por un procedimiento objetivo y abonada por el sistema bancario para evitar mediaciones indeseadas.

Otra forma de redistribuir el ingreso se consigue por un medio indirecto, mediante la entrega suficiente -y respetando mínimos de calidad- de los denominados «bienes públicos». Nos referimos a la salud, la educación, la vivienda y la protección ante la incertidumbre. Si los sectores humildes tuvieran acceso a un seguro de desempleo, a hospitales públicos de calidad, escuelas bien dotadas y accedieran a viviendas dignas con créditos hipotecarios subvencionados a largo plazo, podríamos aceptar que estamos ante políticas reales de redistribución. Sin embargo, al observar la realidad actual no parece que en los últimos años se haya producido un incremento o mejora de los bienes públicos puestos a disposición de los más humildes.

Resta analizar si el anuncio oficial de destinar los incrementos en las retenciones a las exportaciones -es decir sólo aquellas que superen el 35% vigente al 11 de marzo- para la construcción de 30 hospitales públicos de complejidad 4 implica un cambio sustancial de políticas. Digamos en primer lugar que las retenciones a las exportaciones, por su carácter de instrumentos de política cambiaria, sometidas a los vaivenes propios de los precios de las commodities en los mercados internacionales no es un medio idóneo para financiar obra pública. Imaginemos un descenso del precio internacional de la soja a los niveles en que se aplica una retención de sólo el 35%. ¿Se dejarían en este caso los hospitales a medio construir por haber desaparecido la previsión presupuestaria de ingresos?

Por otra parte, la vulneración flagrante de la ley de Coparticipación demuestra que lo que aparentemente se entrega a las provincias por una partida no alcanza a compensar lo que se les sustrae por la otra. Los 30 hospitales que supuestamente se entregarían a las provincias a lo largo de dos años representan una inversión estimada provisoriamente en unos 3.000 millones de pesos. Sin embargo, el incumplimiento de la vigente ley 23.548 de Coparticipación -que obliga a la Nación a entregar a las provincias un 57,36% de lo recaudado, cuando en realidad reciben sólo el 30%- puede valorarse en una suma de unos 15.000 millones anuales. Es decir que la entrega de la subida de las retenciones apenas cubre el 10% de la deuda que la Nación mantiene con las provincias.

La conclusión parece obvia. No estamos ante un modelo de redistribución social diferente del que tuvimos con Menem o De la Rúa. Sin embargo, la revitalización que ha vivido el Congreso al recibir el espinoso asunto de las retenciones puede ser un revulsivo que permita introducir el tema de fondo representado por la discrecionalidad más absoluta en el reparto de los fondos coparticipables. La Constitución de 1994 le dio al Congreso un plazo que vencía a finales de 1996 para que el Congreso dictara una nueva ley de coparticipación. Llevamos ya un módico retraso de 12 años en el cumplimiento del mandato constitucional. Tal vez ha llegado el momento para que los diputados se desperecen y pongan manos a la obra.

 

ALEARDO F. LARÍA (*)

Especial para «Río Negro»

(*) Abogado y periodista. Madrid


Comentarios


El modelo K de redistribución social