El MPN apuró una decena de proyectos de ley

Fueron más que los presentados en todo el año. Algunos llegaron a ser sancionados y otros quedaron para la próxima gestión. El oficialismo quiere sesionar hasta el final



#

La febril actividad legislativa del oficialismo en el final de su gestión contrasta con la parálisis del primer semestre del año.

NEUQUÉN (AN).- La transición entre el gobierno de Jorge Sobisch y el de Jorge Sapag no avanzó en el poder Ejecutivo tanto como el mandatario electo hubiera querido, pero a instancias de esas negociaciones, en la Legislatura se frenaron iniciativas y se dio curso a otras. Fueron diez proyectos en los últimos dos meses que contrastaron con un primer semestre de parálisis.

El Ejecutivo presentó iniciativas que comprometen acciones más allá del 10 de diciembre: aumentos salariales y promesas a los gremios, modificaciones al reglamento de la Legislatura que implican un giro de 180 grados respecto del actual funcionamiento y hasta el presupuesto para el próximo gobierno. También apoyó el tratamiento de los códigos procedimentales presentados por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

Los incrementos salariales comprendieron la puesta en marcha de los convenios colectivos de trabajo del Ente Provincial de Aguas y Saneamiento (EPAS) y de Vialidad a partir de 2008; y el acuerdo con el sector Salud, que además de un aumento del presupuesto también definió la convocatoria a una mesa de diálogo a partir del 1 de marzo de 2008 para debatir la implementación de la carrera sanitaria.

A instancias del oficialismo se aprobaron la Ley de Adopción y otros proyectos como el uso comercial de bolsas degradables. Se presentaron y quedaron pendientes para la próxima gestión el presupuesto del Poder Judicial y las reformas de los códigos de procedimiento, que en algún momento se especuló que serían tratados antes del 10 de diciembre.

El último proyecto de la transición determinó los cambios en el reglamento interno de la Legislatura y fue el gran beneficio para el gobernador electo. La colaboración de los actuales diputados del partido provincial con la futura gestión posibilitó a Sapag contar con el quórum que no iba a tener según las actuales reglas de juego. El acuerdo entre el gobierno entrante y el saliente fue parte de la transición que se realizó con éxito y que contrasta con lo ocurrido en el Ejecutivo, donde Sapag y la vicegobernadora Ana Pechen consideran insuficiente la información que los minis

tros de Sobisch han dejado ver a sus sucesores.

La próxima sesión legislativa será en la primera semana de diciembre, aunque todo dependerá del ánimo del oficialismo, que en palabras del ultrasobischista Oscar Gutiérrez, se mostró dispuesto a sesionar “si es necesario” hasta el último día de gestión. Incluso se había planteado que el miércoles se reunirían en el recinto para votar otro proyecto de último momento y con fuertes implicancias presupuestarias: la creación de la Orquesta Sinfónica de la provincia como ente autárquico. Con un presupuesto de más de 3.000.000 de pesos, ya bajo la órbita del gobierno provincial y no de la Fundación del Banco Provincia, generó cuestionamientos contra el secretario de Cultura de la provincia, Reynaldo Labrín, que elevó el proyecto a menos de un mes de dejar la gestión. Diferencias internas en el mismo MPN, además de la reacción de la comunidad artística de la provincia, frenaron el tratamiento de la Ley, que de todas formas tendrá su debate en la próxima gestión.

El 5 y 6 de diciembre, se votará la ley de ministerios que Sapag presentó el viernes, después de la última de las tres sesiones de la semana pasada.


Comentarios


El MPN apuró una decena de proyectos de ley