El MPN perderá el quórum propio en comisiones

Ni siquiera le alcanza con los partidos aliados para mantener el control.



Archivo

NEUQUÉN (AN).- La contundente victoria de Jorge Sapag en las últimas elecciones provinciales no tendrá su reflejo en las discusiones legislativas o, al menos, obligará al oficialismo a modificar costumbres de trabajo. Con los porcentajes de votos obtenidos, el MPN perdió el control de las comisiones permanentes, el verdadero motor de las leyes, resoluciones y declaraciones que el cuerpo sanciona, y estará forzado a buscar el acuerdo con una oposición mucho más heterogénea que la actual, donde ningún bloque tiene más de cuatro integrantes y en la que la izquierda logró, con los obreros de Fasinpat, una banca en el recinto.

Las colectoras le permitieron a la fórmula Sapag-Pechen llegar al 45% de los votos y aventajar por un margen del 10% al rival más cercano, el intendente de Neuquén, Martín Farizano.

Pero ese porcentaje encierra sorpresas, incluso filas adentro del partido provincial: en forma inesperada, el MID logró encolumnar a tres diputados, mientras que las otras dos colectoras (Unión Popular y Partido Nuevo Neuquén) obtuvieron un par cada una. Si se suman a los 12 del MPN, el oficialismo llega a 19 miembros o votos, según cómo se interprete el trabajo legislativo.

Ese número es uno más que la mayoría de la actual gestión, pero el total de diputados o manos alzadas sólo es determinante cuando el proyecto llega al recinto y se puede, con mayor o menor debate, imponer un resultado. Para hacerlo tiene el paso previo por las comisiones de trabajo, donde de cara a la gestión que comienza el 10 de diciembre y de no mediar un acuerdo extraordinario o una reforma reglamentaria, el partido provincial perderá el preciado quórum y la posibilidad de controlar y direccionar las discusiones.

Las comisiones de trabajo legislativo son 11 y se integran de manera proporcional al total del cuerpo.

En números de la última elección, el 34% que el MPN tuvo en las urnas le vale para contar con 12 diputados entre los 35 del recinto.

Sin embargo, la última reforma reglamentaria del funcionamiento de la Legislatura cambió las reglas de juego y le garantizó un lugar en todas las comisiones a todos los bloques unipersonales (ver aparte), por lo que en este caso, antes de distribuir proporcionalmente se deben restar las dos que corresponden a los diputados de Libres del Sur y de Nueva Izquierda. El 34% del partido provincial representa cuatro diputados, que sumados a tres aliados -uno por cada colectora- sólo alcanza para 7 sillas en las comisiones, uno menos que el quórum exigido de ocho sobre el total de 14 miembros.

Nueva herramienta

En este escenario, si la oposición de la próxima Legislatura actúa en bloque, contará con una herramienta que la actual no tuvo.

Así las cosas, las alianzas que ayudaron a Sapag en la pelea con Farizano, al haber sacado más votos de los que se necesitaban, complicaron el control de la discusión legislativa.

Además, profundizaron la caída en las urnas que el MPN viene registrando en cada elección provincial: previo a las colectoras, el partido siempre obtuvo marcadas mayorías, con un 55,26% de Felipe Sapag en 1983; un 47,43% de Pedro Salvatori en 1987, un 52% de Jorge Sobisch en 1991 y un 61,16, nuevamente de Felipe Sapag, en 1995.

Con la irrupción de las colectoras, Sobisch obtuvo el 44,2% de los votos en 1999 y bajó al 41,63 en 2003. El actual gobernador bajó aún más, al 38,55% en 2007 (llegó al 48% con las colectoras), mientras que en las elecciones de junio pasado cayó a su piso histórico, alcanzando sólo el 28,02% de los votos.

La próxima legislatura ya se está diseñando, en base a los resultados de las elecciones de junio.


Comentarios


El MPN perderá el quórum propio en comisiones