El municipio abrió una brecha en el paro de los trabajadores



NEUQUEN (AN).- El gobierno de la ciudad logró abrir una brecha en el paro municipal al acordar con dos de los tres sindicatos representativos del personal-Unión del Personal Civil de la Nación y y la Unión de Obreros y Empleados Municipales- un esquema salarial provisorio por el plazo de 120 días, hasta tanto consensuan las mejoras salariales y laborales definitivas.

Las partes se dieron tres días hábiles de plazo para presentar sus propuestas y 15 días más para llegar a un acuerdo general. Para el análisis de fondo y cerrar modificaciones en el Estatuto y en el escalafón pactaron un plazo máximo de cuatro meses.

Sitramune, el sindicato más representativo, respondió profundizando el paro que ayer cumplió 13 días. Veinticuatro horas antes se levantó de la mesa de negociación con el argumento de que el Ejecutivo no presenta propuestas.

Curiosamente las autoridades se quejan por lo mismo: la falta de propuestas de Sitramune, además de ne

garse a negociar con medidas de fuerza de fondo.

Por otra parte, como en los últimos días los manifestantes incorporaron a la protesta la modalidad de obstruir los accesos y no dejar entrar ni salir a nadie, el juez Juan José Gago ordenó a la Policía que garantice el libre acceso y la seguridad de la gente.

Fue a partir de la presentación efectuada el jueves por el subsecretario Legal y Técnico José Gerez a la fiscalía general por “privación ilegítima de la libertad y coacción”.

La reunión tuvo lugar ayer entre el jefe de la Policía Wálter Cofré, el subsecretario de Seguridad Hugo Acuña, el fiscal de Instrucción Wálter Trincheri y el juez Juan Gago con Gerez y el diputado Marcelo Inaudi, en carácter de abogado patrocinante.

“El gremio tiene derecho legítimo a peticionar, a manifestarse y a hacer huelga pero nadie los habilita a patotear, a coaccionar, a presionar, a intimidar, a cerrar las puertas de ingreso de los edificios públicos manteniendo rehenes a las personas que están en el interior, que no saben si salen y si salen ilesos”, dijo Gerez.

El subsecretario de Gobierno, Alejandro Vidal, salió por su parte victorioso tras cerrar sendos acuerdos con UOEM y UPCN, y obtener el compromiso de que no propiciarán medidas y que las diferencias que surjan las mediarán a través del diálogo.

Los gremios piden incrementos en las asignaciones familiares, un nuevo escalafón y mientras se determina, uno transitorio.

El municipio propone rever “las condiciones” que permitan aplicar la polifuncionalidad, entre otras cosas. Nadie discute la necesidad de la suba salarial.

El vocero de Sitramune, Santiago Baudino, advirtió que los otros gremios “no garantizan el levantamiento del paro”, por lo que “al Ejecutivo no le queda otra que negociar con nosotros”.


Comentarios


El municipio abrió una brecha en el paro de los trabajadores