El municipio salió a defender el contrato con Cliba

El Ejecutivo argumenta que habrá una optimización del servicio."No hay nada que ocultar", dijo el secretario de Servicios y Obras Públicas.Aseguran que no habrá despidos entre el personal de la empresa.



NEUQUEN (AN).- El gobierno municipal neuquino defendió con vehemencia las modificaciones que se introdujeron en el contrato del servicio de limpieza y recolección de residuos con la empresa Cliba, con el argumento de que los cambios apuntan a una "optimización" de esa tarea y que de "ninguna manera" abre la puerta para el despido de personal.

La defensa del acuerdo la hicieron ayer el secretario de Servicios y Obras Públicas Armando Cattáneo y el secretario General y de Coordinación, Alberto Maglietta, quienes interrumpieron su descanso en el día patrio para defender la gestión de gobierno y criticar al concejal del partido municipal José Arnoldo Martínez.

"Martínez tiene que renovar su banca y no sabe qué ruido hacer para llamar la atención", disparó Maglietta contra el edil que hizo públicos los cambios que en marzo acordó la comuna con Cliba.

Cattáneo, que será convocado al Concejo para dar las explicaciones del caso, dijo que comparecerá ante los ediles "sin ningún inconveniente porque no hay nada que ocultar, los cambios que se hicieron obedecen a cuestiones operativas", sostuvo.

Maglietta agregó que las modificaciones responden a la dinámica de crecimiento que tiene la ciudad donde contó, "tenemos muchas más calles para barrer, porque esta gestión ya asfaltó 270 cuadras".

Los dos funcionarios, uno estrictamente técnico y el otro absolutamente político, aseguraron que la empresa Cliba no va a despedir personal. "Hacer esa lectura es antojadizo y no tiene ningún fundamento", consideró Maglietta.

El secretario de Servicios y Obras Públicas detalló que por contrato "debía hacerse cargo de 212 empleados pero recibió 250 y ahora tiene 278, eso quiere decir que en la medida que sigan creciendo las necesidades de la ciudad va a tener que incorporar más gente", indicó.

Sobre la disminución de la flota de camiones explicaron que se autorizó para comprar una máquina barredora y otra que limpia desagües. "Los camiones que se dice que hay de menos son los que no se usaban, y en vez de que no se usen preferimos que se compren las máquinas que hacían falta", añadió Maglietta.

Cattáneo, en una extensa explicación, detalló que se le informó de la situación a la sindicatura municipal: "Es un organismo que depende del Concejo y que tiene que informar, no es que acá se actuó a oscuras. Se hizo todo como se tiene que hacer, lo que pasa es no son cosas a las que se les tenga que dar tanta trascendencia porque son habituales", describió.

Los concejales neuquinos, además de convocar a Cattáneo, exigieron un informe escrito al Ejecutivo y encomendaron una auditoría a la Sindicatura.

Por decreto, el intendente Horacio Quiroga modificó las condiciones contractuales con Cliba y -por ejemplo- suprimió operarios en algunas áreas, eliminó la cláusula que establecía un piso de empleados para tareas de limpieza, y redujo de 21 a 16 la cantidad de camiones compactadores de residuos. Esta semana el concejal municipalista José Martínez denunció los cambios. Por eso, en los próximos días, el secretario de Servicios y Obras Públicas tendrá que sentarse a dar explicaciones.

Maglietta defendió a capa y espada las modificaciones al contrato y mostró su satisfacción por el trabajo de Cliba: "El 79 por ciento de los vecinos dice que la ciudad está mejor, que está más limpia, con eso estamos tranquilos", finalizó.


Comentarios


El municipio salió a defender el contrato con Cliba