El mural de Siqueiros se puede recuperar





El estado del mural «Ejercicio Plástico» de David Alfaro Siqueiros es «excelente y no tiene ningún deterioro que un restaurador no pueda revertir», señaló Daniel Schavelzon, integrante de la Comisión para la recuperación de ese mural que se encuentra detrás de la Casa de Gobierno, en la ex Aduana Taylor y que será exhibido en el 2010.

Las declaraciones fueron realizadas en el marco de la charla titulada «El muralismo y los creadores de ese movimiento», que se llevó a cabo en el Auditorio del Museo Nacional de Bellas Artes, con la presencia también de la especialista en restauración mexicana Gabriela Karma y la historiadora Mabel Mayol, del museo. La exposición estuvo acompañada de una proyección de fotografías que mostraron las distintas instancias que atravesó el mural desde 1993, la casa donde se encontraba en Don Torcuato, fotografías de Siqueiros y Luz Braum, y el espacio construido donde por estos días se lleva a cabo la restauración. «Se trata de una obra única y excepcional del muralismo mexicano, con una historia que tuvo muchas vueltas hasta llegar a su situación actual y que dentro de poco vamos a tener en exhibición ya restaurado», dijo Schavelzon sobre la pieza que estuvo durante 17 años guardada en cuatro contenedores.

«Blanca Luz es la figura retratada en el famoso mural -aseguró Schavelzon-; una mujer muy hermosa para su tiempo, también revolucionaria, con una larga lucha política pese a su juventud, incluso había estado presa. En México conviven con Diego Rivera y Frida Kahlo en la famosa Casa Azul». A fines de 1932, la relación está deteriorada y entonces deciden viajar al sur, «ella para quedarse en Montevideo y él para una exposición en Buenos Aires, y así romper esa relación simbiótica de la cual no podían salir». Una vez aquí, el artista mexicano «comienza a escribir en el periódico Crítica, de Natalio Botana, quien lo contrata para que pinte en su casa un mural de 10 metros de largo. Para pintarlo, Siqueiros contrata a un grupo de ayudantes integrado por Lino Enea Spilimbergo, Antonio Berni y Castagnino, además del pintor uruguayo Enrique Lázaro.

Ahora, dos equipos de restauradores, uno mexicano y otro argentino, realizaron una primera limpieza, simplemente quitarle el barro o la tierra acumulada y ya han aparecido colores y diferencias notables. (Télam).


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El mural de Siqueiros se puede recuperar