El Museo de Bellas Artes pone un pie en Neuquén

La entidad nacional instalará una sala de exhibición en pleno centro. El edificio contará con café literario, librería y restaurante. El proyecto apunta a un fuerte desarrollo comercial y turístico.



NEUQUEN (AN) – El Museo Nacional de Bellas Artes trasladará una sede a esta ciudad, donde se instalará en un edificio de 2.000 metros cuadrados que se construirá en las dependencias municipales ubicadas en Buenos Aires 160.

Según anunció el subsecretario de Cultura, Oscar Smoljan, Neuquén se convertirá de esta manera en la tercera ciudad del país que contará con una sede del museo, “lo que la transformará en un polo de atracción para el turismo de paso que se acerca a esta capital”.

Tal como adelantó este diario, la intención de la cartera a cargo de Smoljan, es lograr “un proyecto de gran envergadura en un lugar céntrico que permitirá a su vez un fuerte desarrollo comercial”.

Se trataría de “una sala de 2.000 metros de exhibición, más toda una apoyatura de café literario, librería, restaurante y todo lo que se desarrolla alrededor de un museo y que permite que la gente concurra”.

Para el funcionario, que declinó precisar el monto de la inversión, “la gran ventaja que tiene eso es la ubicación privilegiada, que se podría conectar con la avenida Argentina en un futuro”.

La parte más ambiciosa del proyecto consistirá en transformar el área donde actualmente funcionan dependencias de Cultura y Acción Social, “que están en una construcción muy precaria, que desaparecerá para dar lugar al museo”.

La apuesta no es menor e incluiría la posibilidad de contar con los eventos que incluye la programación del museo a nivel nacional y la opción de que numerosas e importantes obras que se exhiben en la sede central, puedan verse en esta ciudad, confió el funcionario.

Conjuntamente, le permitirá al museo poder mostrar “algunas de las 10.000 obras que hoy tiene en depósito y podrían llegar a trasladarse para ser expuestas en Neuquén”.

Al referirse al fundamento del proyecto, explicó que “hoy el concepto de los museos, al menos en el plano internacional es que tengan todo un emplazamiento comercial que les permita desarrollarse, porque la gente se nuclea alrededor de eso”.

Para concretar la idea, Smoljan aseguró que ya hay conversaciones avanzadas con el director del museo Jorge Glusberg, como con empresarios privados, que financiarían “en gran parte esta iniciativa”.

“Estamos haciendo una experiencia con el sector privado, tal es así, que el encuentro con el Gregorio Alvarez (donde se expone la muestra retrospectiva de Ricardo Carpani), fue un emprendimiento entre las empresas que nos pusieron los recursos y la utilización del espacio”, trajo a colación Smoljan.

El funcionario se mostró optimista respecto de lograrlo, al señalar que “todas las muestras las hicimos en combinación con el sector privado, porque si no incorporamos al capital privado, no tenemos posibilidades de desarrollar la cuestión cultural, y quedamos restringidos al propio presupuesto”. Sin precisar los plazos que tiene previsto para concretar la construcción, se mostró seguro de “resolverlo antes de la gestión nuestra, porque nosotros queremos hacerlo inmediatamente”.

“Yo estoy condicionado por los plazos, vamos a tratar de hacerlo, ya vino acá un estudio de arquitectura y hay un proyecto arquitectónico, donde también es posible que participe un arquitecto internacional, que sería un español”, deslizó.

Insistió en señalar que “la idea es tener sucursales del museo nacional en tres zonas, Córdoba, Rosario y Neuquén, que sería el primer antecedente de estas características en la Patagonia”.

Sobre el movimiento comercial que generará la iniciativa contó que “hay experiencias internacionales muy alentadoras como fue el caso de Bilbao en que la instalación del museo Guggenheim la transformó en un lugar turístico internacional con una economía pujante”.


Comentarios


El Museo de Bellas Artes pone un pie en Neuquén