El norte neuquino espera fondos para obras hídricas

El temporal de mayo y junio ocasionó daños por más de dos millones de dólares y la zona fue declarada en emergencia.



CHOS MALAL (ACHM).- Los municipios del norte de la provincia esperan fondos para realizar obras hídricas y revertir la crisis producida por la emergencia desatada tras los temporales de lluvia de mayo y junio. Las estimaciones preliminares establecieron daños por más de dos millones de dólares, quedaron afectados los departamentos Chos Malal, Minas, Ñorquín y Picunches y los intendentes aguardan con ansiedad esos fondos.

Los temporales registrados en mayo y junio resultaron devastadores, con crecidas de arroyos y ríos inéditas. Los municipios, comisiones de Fomento y AFRs requirieron colaboración y asesoramiento para hacer frente a los daños causados por las contingencias climáticas.

Un relevamiento de la dirección de Recursos Hídricos, de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas, de la Corporación de Desarrollo del Curi Leuvú y municipios de las zonas norte y centro de la provincia determinó destrucción de defensas; rotura de alambrados y plantaciones perimetrales; destrucción de bocatomas, azudes, canales y obras menores; anegamiento prolongado de tierras con cultivos forrajeros y frutícolas con daños irreversibles; pérdidas de superficies cultivables por la acción erosiva.

El relevamiento cuenta además con material fotográfico que ilustra los daños, y se hizo con la participación de las delegaciones norte y centro de la unidad de producción. Con esos antecedentes, el gobierno declaró en emergencia hídrica y agropecuaria a los cuatro departamentos afectados. Sin los fondos, no se podrán ejecutar obras de reparación.

En Chos Malal, el nivel del agua causó trastornos en los canales norte, sur y también en Los Maitenes. En el canal norte, desde donde se abastecen la planta potabilizadora y el sistema de riego del sector productivo, deben reemplazarse las rejas y reconstruir los refuerzos, escaleras, alas y terraplenes, entre otras obras. En el canal sur existe peligro de desmoronamiento, hay embanques en varios sectores y las obras serán de similares características. En Los Maitenes el agua ocupó el ancho del cauce, superando el límite prefijado por el azud, avanzando hacia la margen opuesta y erosionando el cauce aguas abajo, desviando el escurrimiento fuera de la toma. Además hay rejas deterioradas por el material de arrastre.

La crecida erosionó tierras cultivables en la margen derecha de la confluencia del Curi Leuvú y el Neuquén.

Según el informe, las aguas rompieron alambrados entre chacras, y en las parcelas aguas arriba del puente, el cauce rompió el camino costanero de acceso.

La crecida superó además la rasante de la ruta 43 a la altura del puente sobre el río Curi Leuvú, provocando cortes en esta vía de comunicación e ingresando a las chacras situadas en la zona, volviendo luego al cauce principal.

En el río Neuquén, sobre la margen izquierda el agua invadió áreas de producción agrícola, avanzó sobre las mismas y arrasó con los alambrados.

En este sector las obras consistirán en el encauzamiento del río, construcción de gaviones y colchonetas en aproximadamente 1.000 metros, reparación y adecuación de alambrados y reconstrucción del camino costanero.

Otras zonas afectadas son El Alamito por la crecida del arroyo Chacay Melehue -se harán defensas de gaviones aguas arriba del puente-; Tricao Malal y en los puestos de las familias Méndez y Molinés. Los gaviones se construirán además en la zona de Caepe Malal, Villa del Curi Leuvú y Aquihuecó, y se esperan los fondos en Taquimilán, Los Miches, Los Guañacos y Andacollo.


Comentarios


El norte neuquino espera fondos para obras hídricas