El nuevo Código Civil brasileño ignora los desafíos del siglo XXI



Después de 26 años de discusiones parlamentarias para actualizar un Código Civil con mentalidad del siglo XIX, el Congreso brasileño aprobó uno nuevo que ignoró los desafíos del siglo XXI, como la genética e Internet. “Claro que discutimos esos asuntos, pero, como no hubo un consenso, preferimos dejarlos por fuera”, explicó el relator de la legislación aprobada, el diputado Ricardo Fiuza.

El nuevo código fue aprobado por la Cámara de Diputados para poner fin a una legislación que, entre otras cosas, tolera el machismo, permite al marido devolver a una esposa que no sea virgen, considera ilegítimos los hijos fuera del casamiento y prevé sanciones para las adúlteras.

La antigua legislación, que reflejaba una sociedad conservadora, rural y machista de finales del siglo XIX, fue redactada en 1899 y aprobada por el Congreso en 1916.

Las transformaciones de la sociedad, en especial las luchas de las feministas, llevaron a varios legisladores a proponer una primera reforma al Código Civil en 1975. Tramitó en el Congreso desde ese año, fue aprobada por el Senado en 1980 y estaba archivada hasta ser desempolvada por el actual ministro de Justicia, José Gregori.

“El código antiguo reflejaba la sociedad agraria del siglo XIX. Este refleja una sociedad moderna”, dijo Fiuza.

“El nuevo Código ya nació viejo”, alertó el Colegio de Abogados del Brasil.

“En una época en la que se discute la clonación de seres humanos y en la que algunos practican el adulterio a través de la Internet, el Congreso se preocupa por eliminar la norma que permitía la anulación del matrimonio cuando el marido descubría que su mujer no era virgen”, afirmó el jurista Paulo Lins e Silva.

Entre los asuntos excluidos están los contratos electrónicos, delitos cometidos a través de Internet, clonación de seres humanos y formas artificiales de concepción. Tampoco se incluyeron cuestiones polémicas como el matrimonio entre personas del mismo sexo. (EFE)


Comentarios


El nuevo Código Civil brasileño ignora los desafíos del siglo XXI