El nuevo líder de Al-Qaeda es un experto en explosivos