El nuevo TSJ busca acercarse a la Legislatura

NEUQUEN (AN).- Los nuevos jueces del Tribunal Superior de Justicia, Jorge Sommariva, Roberto Fernández y Eduardo Badano, se enfrentaron una vez más a las críticas en la primera visita protocolar a la Legislatura provincial. Ayer, los presidentes de los bloques de la oposición le reiteraron su descontento por la falta de transparencia en el mecanismo que les abrió las puertas al máximo tribunal de la provincia. Es más, el legislador de la Corriente Patria Libre, Jesús Escobar, le pidió que den un paso al costado porque consideró que "no tienen legitimidad" para sentarse en el TSJ.

"Somos absolutamente independientes", replicó Sommariva, en su carácter de presidente del cuerpo, tras el encuentro (ver aparte).

Durante la reunión, el bloque del MPN asumió la defensa de los vocales y sostuvo que se cumplió con lo dispuesto en el texto constitucional, según indicaron diputados consultados por este diario.

Sommariva, Fernández y Badano, junto con el ex presidente del TSJ, Arturo González Taboada, llegaron alrededor de las 12.30 a la Legislatura a bordo de dos Renault Megane gris. A la cita sólo faltó Marcelo Otharán.

La presencia de los vocales estuvo acompañada de un inusual dispositivo de seguridad, y hasta los pasillos quedaron celosamente custodiados por personal de seguridad de la Legislatura. "Es una reunión secreta", explicaron desde prensa de la Cámara.

El encuentro se desarrolló en la sala de comisiones y contó con la presencia de los presidentes de los 10 bloques parlamentarios. "Fue una reunión cordial", señaló Carlos Moraña del ARI-Encuentro Neuquino. Aunque los jueces tuvieron que enfrentar los cuestionamientos por parte de la oposición no asistió a la sesión secreta que el 14 de enero último ungió a Sommariva, Fernández y Badano como vocales del TSJ. De esa sesión sólo participó el MPN, y los diputados menemistas y el radical Marcelo Inaudi, que acompañaron sin objeciones a los candidatos nominados por el gobernador Jorge Sobisch.

La oposición argumentó que el mecanismo de selección no fue transparente, en consecuencia, su arribo al TSJ carecía de legitimidad. "En un marco de respeto -sostuvo Escobar- solicité volver todo el proceso a cero, es decir le pedí la renuncia, porque el TSJ actual carecía de legitimidad".

Los vocales señalaron que fueron nombrados tal como lo exige la Constitución provincial y, por lo tanto, tienen legitimidad para desempeñarse en esos cargos.

"Vivimos prácticamente en una casa de cristal -dijo luego Sommariva a la prensa-. Pueden observar todos los días nuestra actuación, y con nuestros colegas estamos seguros de que en poco tiempo van a estar orgullosos del poder judicial que han elegido", confió.

"No van a existir interferencias"

NEUQUEN (AN).- "Los hechos van a demostrar que no es así. No van a existir interferencias. Yo no he estado cuarenta años en la justicia para obedecer a nadie. Somos absolutamente independientes", contestó el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Jorge Sommariva, en relación a su supuesto vínculo con el Poder Ejecutivo.

-¿Usted se siente un juez legítimo?

- Por supuesto que me siento legitimado, si fuimos votados de acuerdo a lo que dice la Constitución. Legitimados viene de ley y la Constitución es la ley suprema y nos eligieron de acuerdo a la Constitución- respondió Sommariva.

Dijo que van a "mejorar la cara del Poder Judicial, vamos a hacer docencia". Afirmó que ni él ni su par Roberto Fernández pueden intervenir en la causa de la cámara oculta contra el gobernador Jorge Sobisch, porque ya se pronunciaron en esa causa. Indicó que las prioridades son el presupuesto judicial para funcionar este año, el concurso para cubrir las vacantes que se pondrá en marcha en los próximos días, el nuevo edificio del Poder Judicial, y agilizar la administración de justicia.


Comentarios


El nuevo TSJ busca acercarse a la Legislatura