El olvidado cofre de la memoria

Lo organizó el área de Cultura del municipio de Río Colorado para depositar mensajes que serían abiertos dentro de 50 años. Pero el Concejo Deliberante archivó la propuesta y nunca se autorizó la obra necesaria para su instalación.



#

Irma Girolami de Sorbellini, madre de Sergio, fue la primera en colocar su carta en el cofre.(Foto: jorge tanos )

Irma Girolami de Sorbellini fue la primera en llegar. Quería dejar su carta en el “cofre de la memoria” no sólo como un testimonio de lo que ocurrió, sino también como un pedido. Irma es la mamá de Sergio, quien fue asesinado junto a su novia Raquel Lagunas hace 28 años. El crimen sigue impune.

Su carta fue la primera. Pero no la única que ahora descansa en el olvido. Es que el ambicioso proyecto del cofre, que estaba destinado a reunir miles de mensajes escritos por los vecinos de Río Colorado para que sea abierto en el bicentenario de la localidad, dentro de 50 años, quedó en el olvido, luego que el Concejo Deliberante enviara a archivo la propuesta cultural.

El cofre se había presentado en sociedad en el acto oficial del 9 de julio del año pasado, cuando se realizó la apertura del baúl para que la población guarde cartas, fotos o algún mensaje para que puede ser vista y leída en una nueva generación. Desde el área de Cultura municipal se había enviado el pedido al Legislativo para que se autorice la utilización de un espacio en la Plaza San Martín de un metro cuadrado, donde se iba a enterrar la caja, se colocaría una placa identificadora y tendría un cerco para resguardarlo.

Sin tratamiento

El tiempo pasó y la solicitud no fue tratada, ni tenida en cuenta en la comisión de Acción Social y Cultura, que preside Marisa López del Fpv y se completa con la oficialista Gabriela Ferrada (JSRN) y Fabiana Bernuzzi de la UCR. Finalmente la petición pasó archivo y al olvido, a pesar que el gobierno de Gustavo San Román (JSRN) cuenta con el vice intendente, Eugenio Rodríguez Reig, presidiendo el cuerpo y dos ediles.

“Sentí que era la oportunidad para dejar algo escrito de lo que nos había sucedido como sociedad y pedirles que sigan buscando la justicia para mi hijo Sergio y su pobrecita novia Raquel. Y ahora me entero que no pasó nada. Es una lástima que la mezquindad política nos siga dividendo”, se queja Irma .

Por estos días, el cofre “duerme” en un rincón de la oficina del área de Cultura, esperando un destino acorde con el proyecto, poniendo a la vista el desinterés y las diferencias existentes entre el cuerpo deliberativo y el Poder Ejecutivo. “Me siento defraudadas y engañada. ¿Sabés por qué? Llevamos muchos años buscando justicia y hoy sólo yo estoy viva y no se por cuánto tiempo”, dice Irma, quien ya lamentó la muerte de su marido, Herminio “Chiche” Sorbellini y de los papas de Raquel, Leandro Lagunas y Graciela Lambert.

“En esas cartas conté mi verdad sobre la muerte de los chicos, todo lo que tuvimos que soportar como familia buscando que la verdad salga a la luz. En esa carta pedía a las próximas generaciones que sigan buscando justicia por Sergio y Raquel”, contó la mujer. “Ojalá que todos nuestros gobernantes entiendan que tienen que trabajar para sacar adelante a este pueblo y no quedarse durmiendo en los laureles. Si este pequeño proyecto no sale, qué podemos esperar para otros temas más importantes que involucren a todo el pueblo.”

Dentro del cofre también descansan documentos y contenidos audiovisuales de la historia del bombardeo ocurrido en Río Colorado ocurrido durante la Revolución Libertadora, en 1955, que guardó la vecina Raquel Birgé. Y varios sobres grandes que reúnen cartas y dibujos de los pequeños del Jardín Independiente 51 y de otras instituciones escolares.

El cofre fue presentado ante la sociedad de Río Colorado el 9 de julio del año pasado, cuando se abrió la posibilidad de que los vecinos colocaran su carta.

“Si este pequeño proyecto no sale, qué podemos esperar para otros temas más importantes que involucren a todo el pueblo.”

Irma Girolami de Sorbellini escribió el primer mensaje.

Datos

El cofre fue presentado ante la sociedad de Río Colorado el 9 de julio del año pasado, cuando se abrió la posibilidad de que los vecinos colocaran su carta.
“Si este pequeño proyecto no sale, qué podemos esperar para otros temas más importantes que involucren a todo el pueblo.”

Comentarios


El olvidado cofre de la memoria