El padre de los chicos llegó al lugar al mediodía 05-11-03



CHOELE CHOEL (AVM)- Víctima de un dolor irreparable, y sin posibilidades de medir desde afuera, el padre de las criaturas, Miguel Angel Merino, llegó a su casa cerca de las 12. Inmediatamente se encerró en un cuarto y expresó su voluntad de no hablar con nadie.

Poco después fue conducido al hospital, donde recibió apoyo psicológico.

Las escenas en el nosocomio fueron de un crudeza que anudaron la garganta. Allí, acompañado por oficiales de policía, se reunió con las hijas sobrevivientes de la masacre de Choele Choel.

Según testimonios del entorno, el hombre de aproximadamente 35 años, cayó en una crisis emocional que lo llevó a manifestar sus deseos de no seguir viviendo.

El solo hecho de imaginar el regreso del hombre a su casa, del trabajo, cuando la última noche la había compartido con sus hijos, dejó sin palabras a decenas de vecinos. En iguales circunstancias de angustia y dolor se encontraban las hermanas de los chicos asesinados.

Pero el dolor también condujo a gestos de solidaridad. Como por ejemplo de las maestras de los colegios donde asistían los chicos, quienes empezaron a recaudar dinero. Es que uno de los problemas, menores ante tanta tragedia, era la falta de recursos de los abuelos para poder costear los gastos del entierro.

Nota asociada: Una mujer asesinó a cinco pequeños hijos mientras dormían  

Nota asociada: Una mujer asesinó a cinco pequeños hijos mientras dormían  


Comentarios


El padre de los chicos llegó al lugar al mediodía 05-11-03