El Papa instó a superar las tensiones religiosas

Miles de fieles asistieron a la misa en el Monte Precipicio, en las afueras de Nazaret. El pontífice llamó a rechazar la fuerza destructiva del odio y del prejuicio.





El papa Benedicto XVI llamó hoy a superar las tensiones que en los últimos años han dañado las relaciones entre las comunidades cristiana e islámica de la ciudad bíblica de Nazaret, en el norte de Israel.

«Insto a todas las personas de buena voluntad en ambas comunidades religiosas a subsanar los daños ocasionados», dijo el Papa en la homilía que pronunció durante una misa en el Monte Precipicio, en las afuerzas de Nazaret, a la que asistieron decenas de miles de fieles.

El pontífice agregó que todos deben rechazar la fuerza destructiva del odio y el prejuicio, «que mata el alma de la persona antes de matar su cuerpo».

En su lugar, subrayó, deben construirse puentes para una convivencia pacífica. Joseph Ratzinger ensalzó ampliamente el valor y el papel de la familia, a la que calificó como «el elemento más importante de una sociedad bien ordenada y abierta».

La Sagrada Familia, que tiene su origen en Nazaret, es un ejemplo para cada vida familia cristiana, especialmente en los tiempos que corren, en los que muchos tienen que aprender de nuevo «que la familia, según el plan de Dios, se basa en la fidelidad de por vida entre el hombre y la mujer dentro de un matrimonio sagrado».

En opinión de Benedicto XVI, el Estado tiene la obligación de apoyar a las familias en la formación de sus hijos, proteger la familia como institución, así como sus derechos, y asegurar que todas las familias puedan «vivir y desarrollarse» en condiciones dignas.

La misa en el Monte del Precipicio, el lugar desde el cual, según el Nuevo Testamento, una multitud enfadada intentó arrojar a Jesús al vacío, fue el mayor acto religioso de la gira del Papa por Cercano Oriente, de ocho días.

A la misa asistieron peregrinos llegados de todas partes del mundo, que habían comenzado a concentrarse desde las primeras horas de la mañana en el Monte Precipicio entonando canciones cristianas y agitando las banderas nacionales de sus países y del Vaticano.

Unos 8.000 policías fueron movilizados para garantizar el desarrollo sin incidentes de la misa y para impedir eventuales protestas contra la visita del Papa.

El jefe de la Iglesia Católica se reunirá en la tarde de hoy con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en el Convento de San Francisco de Nazaret. El programa de la penúltima jornada de la gira papal también incluye una visita a la Gruta de la Anunciación y un oficio de vísperas en la Iglesia de la Anunciación.

DPA


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El Papa instó a superar las tensiones religiosas