El Papa no imparte hoy la bendición dominical

Seguirá el Angelus desde la clínica donde está internado desde el jueves.





CIUDAD DEL VATICANO (AFP y DPA) – Por primera vez en 26 años de pontificado, el Papa Juan Pablo II, parcialmente mudo por una traqueotomía, delegó la impartición de la bendición dominical en la plaza de San Pedro con ocasión del Angelus.

«El texto de las palabras del Santo Padre para el tradicional mensaje del Angelus será leído (hoy) por monseñor Leonardo Sandri, a mediodía, desde el atrio de la Plaza de San Pedro», indicó en un comunicado el portavoz del Papa, el español Joaquín Navarro Valls.

«Igualmente será monseñor Sandri quien pronunciará la oración mariana e impartirá, a nombre del Papa, la bendición apostólica a los fieles presentes en la Plaza de San Pedro», agregó. «El Santo Padre se unirá a la oración desde su habitación del policlínico Gemelli», precisó.

Se trata de la primera vez que el Papa deja de impartir la bendición dominical, un gesto que efectuó aún pocos días después del grave atentado que sufrió en mayo de 1981 en la plaza de San Pedro y durante las nueve veces que ha sido hospitalizado.

 

Sandri, el número tres

 

Monseñor Sandri, de 61 años, argentino, entre los colaboradores más cercanos al Papa, es definido por la prensa como el «número tres del Vaticano», ya que es la mano de derecha del Secretario de Estado, cardenal Angelo Sodano, el purpurado a quien el Papa confió provisoriamente la gestión del gobierno central de la Iglesia.

Considerado una suerte de ministro del Interior, diplomático de carrera, Sandri es una de las pocas personas que tienen acceso diario a la habitación del Papa y es el encargado desde hace varios meses de leer los discursos del Papa debido a sus crecientes dificultades para hablar.

La decisión de confiar a monseñor Sandri la responsabilidad de impartir la bendición papal fue tomada tras consultar a importantes miembros de la Curia Romana, señalaron fuentes vaticanas.

El portavoz adjunto del Vaticano, el padre Ciro Benedettini, había advertido este sábado que el Papa «asistirá al Angelus» aunque «sin aparecer a la ventana» del hospital como ha sido la tradición.

Durante su primera hospitalización, del 1 de enero al 10 de febrero de este año, Karol Wojtyla apareció en la ventana del hospital con la voz ahogada desde que pronunció las primeras palabras, lo que había suscitado polémicas y críticas por haber expuesto a un anciano enfermo a tales esfuerzos.

El miércoles último se dirigió a los peregrinos que se congregaron en el Vaticano por videoconferencia, una novedad técnica bien acogida por los católicos.

 

Por gestos o escritos

 

El Papa se comunica con sus asesores por gestos o por escrito, aseguró su portavoz, una forma de ratificar que el Vaticano sigue funcionando, ya que la Santa Sede es una monarquía absoluta de derecho divino y todo el poder y las decisiones claves son competencia única del Pontífice.

Todo parece indicar que la jerarquía de la Iglesia se prepara a ser guiada por un Papa mudo, relegado a un lecho en el hospital, cada vez más incapacitado físicamente, sostiene la prensa italiana, al analizar las implicaciones de una larga hospitalización.

«Cada vez que el Papa va al Gemelli sentimos que desciende una escalinata más» hacia la muerte, admitió un cardenal que quiso mantener el anonimato al diario La Repubblica.

«Las dos últimas hospitalizaciones marcarán notablemente este pontificado», comentó el purpurado, quien sostiene que se trata de una opinión expandida entre los cardenales de la Curia Romana.

El portavoz Navarro Valls ha asegurado ante la prensa que el Papa respira sin asistencia artificial y que no tiene infecciones bronco-pulmonares y ya ingiere alimentos, con lo que espera tranquilizar a los 1.100 millones de católicos del mundo.

Nota asociada: Actividades: Buscan señales en la tumba de Silvestre II  

Nota asociada: Actividades: Buscan señales en la tumba de Silvestre II  


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El Papa no imparte hoy la bendición dominical