El Papa pedirá hoy perdón por las culpas del pasado  

Juan Pablo II pedirá hoy perdón a la humanidad por las responsabilidades de la Iglesia en la Inquisición, en el Holocausto y por otros pecados cometidos en dos mil años.



BUENOS AIRES (DyN).- El papa Juan Pablo II pedirá hoy perdón a la humanidad por las responsabilidades de la Iglesia Católica en el Holocausto, la Inquisición, los abusos durante las Cruzadas y otros pecados cometidos en sus dos mil años de existencia.

El histórico "mea culpa" se enmarca en el espíritu de conversión que el sumo pontífice quiere subrayar en el Año Jubilar y está acompañado del documento "Memoria y reconciliación: la Iglesia y los errores del pasado", que fue elaborado por 30 representantes de la Comisión Teológica Internacional.

La convocatoria a reconocer los errores u omisiones del cristianismo se hará en una inédita "Jornada del Perdón", convocada por el Papa para hacer "justicia" y asumir "con conciencia más viva" los pecados de aquellos miembros de la Iglesia que ofrecieron al mundo "el espectáculo de modos de pensar y actuar que eran verdaderas formas de antitestimonio y de escándalo".

En uno de los puntos del documento se hace hincapié en el "negativo" balance de las relaciones entre judíos y cristianos, donde se reconoce que "la Shoah (el Holocausto) fue ciertamente el resultado de una ideología pagana, como era el nazismo, animada por un antisemitismo despiadado, que no sólo despreciaba la fe, sino que negaba hasta la misma dignidad humana del pueblo hebreo".

Tras preguntarse si "la persecución del nazismo respecto de los hebreos no haya sido facilitada por los prejuicios antijudíos presentes en las mentes y en los corazones de algunos cristianos", el documento plantea el siguiente interrogante: ¿ofrecieron los cristianos toda la asistencia posible a los perseguidos, en particular a los hebreos?"

Cuestionamiento que encuentra una rápida respuesta en el siguiente párrafo: "Hubo sin duda muchos cristianos que arriesgaron su vida para salvar y ayudar a sus conocidos hebreos. Pero parece igualmente verdad que junto a tales hombres y mujeres valerosos, la resistencia espiritual y la acción cristiana de otros cristianos no fue la que se hubiera debido esperar de discípulos de Cristo".

"Este hecho constituye una apelación a la conciencia de todos los cristianos de hoy por mantener una "memoria moral y religiosa" de la herida infligida a los hebreos", se exhorta desde el texto pontificio.

A nivel local fueron pocas las voces episcopales que opinaron sobre este particular pedido de perdón. Entre ellos, el obispo de Morón, monseñor Justo Laguna, quien se manifestó "encantado" por esta actitud de la Iglesia y destacó que en el texto aparezcan dos "elementos nuevos", uno relacionado con un "mea culpa" por la discriminación que en todos los tiempos sufrió la mujer, y otro vinculado con la "injusticia social, la exclusión". En concreto, Juan Pablo II reconocerá hoy los pecados cometidos al servicio de la verdad: intolerancia y violencia contra los disidentes, guerras de religión, violencias y abusos en las Cruzadas, métodos violentos de la Inquisición. Confesará, además, los pecados que han comprometido la unidad del Cuerpo de Cristo: excomuniones, persecuciones, división de los cristianos.

A continuación, mostrará el arrepentimiento por los pecados cometidos en relación con el pueblo de Israel: desprecio, actos de hostilidad, silencios. Mencionará los pecados contra el amor y la paz, contra los derechos de los pueblos, el respeto de las culturas y de las demás religiones en concomitancia con la evangelización. Por último, reconocerá los pecados en el campo de los derechos de la persona y contra la justicia social: los últimos, los pobres, los que están por nacer, injusticias económicas y sociales, marginación.

"El histórico "mea culpa" no es una flagelación espectacular"

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- El "mea culpa" que entonará hoy el Papa por los pecados cometidos por los hijos de la Iglesia será un hecho histórico pero, aunque se trata de un paso penitencial y público, no es una autoflagelación espectacular y mucho menos debe ser visto "desde el balcón" con "malsana curiosidad".

Así lo afirmó en el Vaticano el presidente del comité para el Gran Jubileo del Año 2000, el cardenal Roger Etchegaray, durante la presentación del documento "Memoria y reconciliación: la Iglesia y las culpas del pasado" y la "Jornada del Perdón", que se celebrará hoy, primer domingo de cuaresma, en la basílica de San Pedro.

El prelado Piero Marini, maestro de ceremonias del Vaticano, dijo por su parte que debido a que los siglos transcurridos son ya 20 y los pecados de los cristianos tantos, el Papa hará una referencia general de las culpas.

Asimismo, el Papa se referirá a los pecados contra la dignidad humana, la mujer, las razas, las etnias, los pobres, los no nacidos y la marginación, además de los cometidos mediante injusticias económicas y sociales.

El perdón se hará ante el Crucifijo de San Marcelo, del siglo XIV, que tradicionalmente se venera en San Pedro del Vaticano durante los años santos. Tras el "mea culpa", el Papa lo abrazará en señal de veneración y petición de perdón.

La ceremonia concluirá con una invitación del pontífice a todos los cristianos a purificar la memoria y renovar la fidelidad al Evangelio.

El cardenal Etchegary, recordó también la importancia que el Papa da a esta jornada, subrayando que "el cuerpo de la Iglesia está lleno de cicatrices y de prótesis, sus oídos están llenos de cantos como los del gallo que evocan las negaciones de Pedro y su agenda llena de citas a las que nunca se acudieron por negligencia o lasitud".

No obstante, el purpurado francés precisó que aunque se trata de un paso penitencial en cuanto público, "no puede asumir el aspecto de autoflagelación espectacular y mucho menos ser observado desde un balcón con una cierta malsana curiosidad".

Agregó, echando mano a San Agustín, que cuanto menos cuidado ponen los hombres en sus pecados, más se interesan por los de los otros.

El cardenal insistió en que el "mea culpa" servirá para poco si los cristianos "no abren sus manos hacia sus hermanos".


Comentarios


El Papa pedirá hoy perdón por las culpas del pasado