El patronato, cada vez más complicado

CIPOLLETTI (AC).- La sede del Instituto de Asistencia de Presos y Liberados (IAPL) de Cipolletti ya no tiene lugar para realizar el seguimiento de los que están con probation y libertad condicional. Los cambios en la conducción del penal de El Treinta terminaron por dejarlos afuera de la estructura. Desde diciembre no atienden en los centros barriales y, de favor, la Cámara Criminal Segunda les prestó la sala de debates para que carguen los informes en la computadora que usa el secretario. La situación del IAPL en Cipolletti empeora y el gobierno se demora en alquilarles una oficina. La función del organismo es muy importante porque tienen la misión de controlar el comportamiento de los reclusos que, por distintas razones, cumplen su condena afuera del penal. La probation o suspensión de juicio a prueba, por ejemplo, tiende a evitar las consecuencias negativas del encarcelamiento y, desde un punto de vista práctico, a impedir el cumplimiento de la sentencia efectiva en procesos de poca importancia. La libertad condicional se otorga cuando el recluso está a poco tiempo de agotar su condena y las salidas transitorias o laborales deben estar supervisados por integrantes del IAPL. El organismo funcionó un tiempo en un espacio chico que les prestó el Poder Judicial en los tribunales penales y después se acomodaron en una salón del penal 5, en el paraje El Treinta de Cipolletti. Sin embargo con el cambio de autoridades penitenciarias, fue nuevamente mudado a una pequeña oficina de la cárcel que ni siquiera tenía tomacorrientes para conectar las computadores. Hasta ese momento, el IAPL también atendía en los centros comunitarios del barrio Luis Piedra Buena, del Pichinahuel, CGT y del Anai Mapu. Eso fue hasta diciembre porque cuando comenzó 2014 los empleados ya no tuvieron un espacio físico. Extraoficialmente se supo que realizan visitas domiciliaras a los lugares donde residen los presos y que actualizan los informes en una computadora de la Cámara Segunda, que se utiliza sólo cuando hay debates.


Comentarios


El patronato, cada vez más complicado