Intendente Johnston: “Bajar de u$s 65 a 50 el barril criollo nos haría mucho daño”

El 20 de noviembre de 1959 comenzó a surgir crudo en el suelo rionegrino y la colonia pastoril que hasta entonces era Catriel quedó atrás. Hoy, con la industria hidrocarburífera como motor de la economía, la ciudad busca complementarla con un incipiente polo agrícola-ganadero.



1
#

Cigüeñas y tractores. La chacra de Uriburu tiene 45 hectáreas con recientes plantaciones de maíz y alfalfa. En un lote, experimentarán con soja. Cerca, los equipos de bombeo extraen petróleo.

2
#

Panorama

Con aquel primer pozo rionegrino que brotó el 20 de noviembre de 1959 en Catriel Oeste la colonia pastoril empezó a ceder su lugar al reinado del petróleo. Con el tiempo, la maquinaria del oro negro ocupó todo el espacio: las cigüeñas en el campo, los camiones con equipos, los campamentos, las camionetas.

Hoy, la cotización del barril es un tema habitual de charla en una ciudad de cerca de 30.000 habitantes, según la Municipalidad, donde la industria genera 3.000 puestos de trabajos directos, una cifra similar de indirectos y 14 millones de pesos al mes ingresan a las arcas comunales por las regalías.

El valor en baja del crudo y el amesetamiento de la producción impactan en la vida económica: menos rentabilidad, menos inversiones, menos perforaciones, sueldos reducidos al básico, francos extendidos. Por eso es que el intendente Carlos Johnston teme que la torta petrolera se convierta en un alfajor.

Para que eso no ocurra, explica, el valor del barril criollo no debería bajar de u$s 65 a 50 o al menos hacerlo en forma paulatina, las empresas tendrían que seguir aportando las inversiones prometidas en los contratos de renegociación de áreas y los dos nuevos jugadores de la actividad en la zona, Pampa Energía y Aconcagua, deberían activar la exploración y poner en marcha los equipos. Si todo eso pasa y el valor del barril se recupera en el 2017, habrá torta y no alfajor.

Mientras tanto, con una inversión de $ 43 millones, el municipio alienta un plan de desarrollo agropecuario que vuelva a conectar a Catriel con sus orígenes y ofrezca una alternativa en el camino de la diversificación.

A las dos de la tarde del jueves 17, minutos después de regresar de la capital de Neuquén, el intendente de Catriel Carlos Johnston (JSRN) recibió a “Río Negro” en una oficina de la Municipalidad. Afuera, un día ventoso y soleado. Adentro, la luz que se filtraba por la ventana daba plena en el mapa de la ciudad y en su rostro algo cansado. Con su pelo largo de siempre y los 30 kilos menos de los últimos meses, de pantalón y camisa negra de mangas cortas, volvía de reuniones con gerentes de empresas hidrocarburíferas para gestionar apoyo de cara a la Fiesta del Petróleo.

p- ¿Le fue bien?

R- Sí. Creo que van a sumarse (Se ríe).

P- ¿Qué pasaría en Catriel si el barril criollo bajara de u$s 65 a 50?

R– Implicaría un recorte del 25% de las regalías que recibimos, hoy de alrededor de $ 14 millones. Quiero recordar que cuando estaba a u$s 110 lo liquidaban a 80 dólares. Sería algo muy malo, podría dejar gente sin trabajo. Tenemos reservas, un Municipio ordenado, pero nos haría un gran daño.

P- ¿Hay buena recepción en el gobierno nacional con el tema?

R- Esperamos que sí. Catriel contribuyó siempre, con la Provincia y con la Nación. Es nuestra actividad más importante, nuestro sustento. Y si hay un cambio no tendría que ser brusco, para tener tiempo de reacomodarnos. La mirada debe ser federal, no centralista. Queremos que le vaya bien al gobierno, que ingresen las inversiones esperadas en el 2017. En el 2016 no ocurrió y lo sentimos.

P- ¿Cuánto producen hoy los 15 yacimientos de la zona?

R- El 80% de lo que se genera en Río Negro: 6.900 metros cúbicos por día. Nos mantenemos a pesar de todo.

P- ¿Se sabe hasta cuándo habrá petróleo en Catriel?

R- No a ciencia cierta. Siempre dicen que se termina, que se termina… y sigue. ¿Quiere mi opinión? Se terminará el día que encontremos una energía sustituta.

P- ¿Los proyectos del Municipio apuntan a eso?

R- Los de energías renovables sí, pensados desde una sustitución a largo plazo. Es cierto que vamos a una reconversión, pero son procesos largos, de entre 15 a 20 años. El polo agrícola ganadero tienen el objetivo de diversificar nuestra producción.

P- ¿Cuánto se invirtió en esto?

R- Cerca de 43 millones: la municipalidad puso 35 y la provincia 8. Ya empezamos a rodar, estamos esperanzados. Como también estamos expectantes con la marcha del petróleo en los mercados internacionales. Creemos que la situación se va a estabilizar. Era mucho 110 dólares. Es poco 48. Entre 60 y 65 sería buen precio.

P- ¿Cuánto se avanzó en el polo agrícola?

R- Ya sembramos 350 hectáreas de alfalfa y 250 de maíz. Tendremos el ciclo completo: granja, alimentos, criadero de cerdos que empezará con 150 madres. El 29 de noviembre inauguraremos la planta de faenamiento y frigorífico. Haremos algo que hace 30 años no se hace en la Argentina: transferencia de embriones. Estamos orgullosos de nuestra identidad petrolera. Y también del camino de reconversión que acabamos de iniciar.

Datos

“El petróleo es vital para nosotros, es lo que nos da sustento.
Iniciamos un camino de reconversión para tener alternativas”.
El intendente de Catriel Carlos Johnston y los cambios productivos.

Comentarios


Intendente Johnston: “Bajar de u$s 65 a 50 el barril criollo nos haría mucho daño”