El pico de la crecida llega a otras cinco ciudades bonaerenses

Castelli, Chascomús, Dolores, Pila y Lezama serán ahora las más afectadas.



#

DyN

En Castelli, más de 70.000 hectáreas permanecen bajo el agua.

BUENOS AIRES- El río Salado está en bajante en las localidades bonaerenses de Villanueva, Roque Pérez y Ranchos, por lo que las casi 1.500 personas evacuadas podrían retornar a sus hogares en los próximos días, afirmó el subsecretario de Protección Civil y Abordaje Integral de Emergencias y Catástrofes, Francisco Marinaro Rodó, mientras que Castelli, Chascomús, Dolores, Pila y Lezama sufrirán el pico de crecida “entre esta noche y mañana”. Según informó Defensa Civil, las lluvias de ayer no complicaron el panorama, ya que se registraron tres milímetros en General Belgrano, dos en Pila y cuatro en General Lavalle, mientras que no se registraron precipitaciones en Castelli, Lezama, Tordillo, Chascomús y Las Flores. “El río Salado bajó seis centímetros en las últimas 24 horas en Villanueva, localidad lindera a Ranchos, Partido de General Paz, por lo que el panorama es alentador. El pueblo continúa aislado, pero los 1.000 habitantes están siendo asistidos y si las condiciones siguen siendo buenas podrían regresar a sus hogares en cuatro o cinco días más”, afirmó a Télam Marinaro Rodó. “En General Belgrano se está trabajando con siete bombas para evitar que el agua ingrese al pueblo, y además la Subsecretaría de Protección Civil y Prefectura están trabajando con dos embarcaciones y dos botes semirrígidos para buscar a los dos pescadores que continúan desaparecidos”, apuntó. “Aunque mañana empieza la bajante, van a tener varios días más de agua en Castelli, Chascomús, Dolores, Pila y Lezama, que son las localidades más expuestas en los próximos días”, refirió. Por su parte, el intendente de Castelli, Francisco Echarren, informó que en esa localidad bonaerense permanecen “más de 70.000 hectáreas con agua”, aunque destacó que “gracias a las obras” no hay evacuados. (Télam)


Comentarios


El pico de la crecida llega a otras cinco ciudades bonaerenses