El PJ se mofa de la reforma política oficial

Rechazaron la convocatoria de Storani y piden discutirla en el Congreso



Como reflejo de los primeros chispazos de un año electoral, los legisladores justicialistas parecen hacerle las cosas poco sencillas al gobierno, así lo indican el rechazo a la convocatoria para tratar la reforma política del ministro Federico Storani y la denuncia de una supuesta campaña de difamación contra dirigentes del sector.

Los justicialistas consideraron “improcedente” la convocatoria del ministro del Interior, Federico Storani, para discutir la reforma política el próximo 13 de marzo en un hotel céntrico y denunciaron la posibilidad que “se desate en este año electoral una campaña contra dirigentes y candidatos del PJ en todo el país” al dar a conocer una carta dirigida al presidente De la Rúa.

Asimismo, dieron a conocer, tras una reunión en la Mesa Federal de Legisladores justicialistas, los puntos que a su entender debe contener la reforma política que -según señalaron- se debe “tratar en el Congreso”.

Al respecto, el titular del bloque del PJ, Humberto Roggero, señaló que la convocatoria de Storani “no nos pone nerviosos, ni nos preocupa, porque forma parte de la campaña electoral de él” y agregó que “si quieren discutir la reforma política, nosotros tenemos propuestas en el Congreso nacional y en las legislaturas provinciales”.

Según se consignó, entre los puntos propuestos para debatir para la reforma planteada se encuentra el establecimiento “de internas abiertas para todas la categorías y cargos, el financiamiento de partidos, la eliminación de listas sábanas y la implementación de un sistema de castigo para el incumplimiento de promesas electorales”.

En referencia al último punto, Roggero comentó que la idea es que la gente tenga alguna herramienta para sancionar a aquel dirigente que “incumpla las promesas electorales”, que sería la revocatoria de su mandato, porque según opinó “son los que destruyen a la política argentina”.

“La reforma política fue un tema tangencial tratado en el día de la fecha”, admitió sin embargo Roggero, quien se mofó con ironía de la convocatoria del ministro del Interior, al señalar que “cuando recibí la carta me puse a reír, porque ahí me enteré que Storani era presidente del Partido Justicialista”.

Y agrego con aire de sorprendido: “Cómo el ministro del Interior va manda a una carta a un sector político. Si quiere hacer un acto que lo haga -prosiguió- pero con la gente de su partido”, a la vez que aceptó tratar la reforma en el Congreso, “con las autoridades de los bloques y no con un circo, ni en un hotel”. Roggero también ironizó respecto al cierre del Congreso, que se encuentra en refacciones. Al respecto, reiteró que el peronismo está de acuerdo con abordar la reforma pero en el Parlamento y dejó caer una chicana, al señalar que ayer él y sus compañeros realizaron una recorrida por la casa para recordar “cómo era, porque desde que De la Rúa fujimorizó el Congreso” se encuentra trabada la actividad legislativa. (DYN

Más poder para Eduardo Menem

El retorno del peronista Eduardo Menem a un espacio de poder decisivo y la renovación del mandato del radical Mario Losada en la presidencia provisional del Senado serían los dos platos fuertes del recambio de autoridades que se resolverá la semana próxima en la Cámara alta.

En una sesión “preparatoria” -preliminar al inicio de las sesiones ordinarias de la Cámara, los bloques del Justicialismo, la Alianza y los partidos provinciales coincidirán en quitar de su sitial de vicepresidente primero al veterano Antonio Cafiero, quien ya quedó marginado de su propia bancada tras denunciar el presunto pago de coimas en el Senado, a mediados del año pasado.

La posible reasunción de Menem en reemplazo de Cafiero y la ratificación de Losada, a pesar de los cuestionamientos del peronismo que pusieron en vilo la estabilidad del radical misionero, serán resueltas en reuniones de bloques que están convocadas para el martes de la semana próxima. Se espera que ese día se agoten las negociaciones de manera que el miércoles -al día siguiente- sólo se produzca el trámite de revalidación o recambio de autoridades en una breve reunión.

El propio reglamento del Senado prevé que cada año se revaliden o rectifiquen las autoridades del cuerpo, que gozan de un año de mandato prorrogable en caso de que exista voluntad de los distintos bloques legislativos.

Por tradición parlamentaria, esa decisión se adopta a fines de febrero, todos los años, precisamente unos días antes de que se inicie un nuevo período de sesiones ordinarias que se extiende de marzo a noviembre.

En rigor, los cuestionamientos a Losada partieron de un grupo de senadores peronistas que objetan su “ágil e inconsulto proceder” ante la requisitoria de parte de los fiscales del caso de las coimas de las declaraciones juradas patrimoniales presentadas por los legisladores ante el Senado.

(Infosic)


Comentarios


El PJ se mofa de la reforma política oficial