El plebiscito, una salida que muchos ya están propiciando 08-02-04



A medida que el debate por Catedral fue tomando temperatura, creció en las últimas semanas la propuesta de someter la cuestión a un plebiscito o consulta popular. Un grupo de vecinos, entidades empresarias y ONG instaló una mesa en el Centro Cívico y ya reunió más de 8.000 firmas rechazando la prórroga de la concesión con CAPSA.

Piensan llegar a las 10 mil y luego ejercer el derecho de iniciativa para que el gobierno municipal convoque a un plebiscito que defina el futuro del cerro.

Los impulsores de la campaña se acompañan de un gran cubo de utilería adornado como un regalo y reparten volantes que exhortan a “no recibir el paquete” que -según entienden- la provincia quiere imponerle a Bariloche.

“Fue una promesa de campaña municipalizar el Catedral, pero de qué sirve si Viedma lo entrega hipotecado por 20 años”, alega el movimiento recién conformado que se dio el nombre de “Bariloche decide”.

La posibilidad de realizar una consulta abierta no suena descabellada, habida cuenta de que la decisión a adoptar será decisiva para la economía de la ciudad en las próximas décadas.

Pero al gobierno provincial la idea no le cae en gracia. El secretario de Turismo, Germán Jalabert, opinó que “la relación contractual con una empresa no es materia de un plebiscito”. Si bien admitió que a la voz de los vecinos “hay que tenerla en cuenta”, entiende que la concesión de Catedral no es un tema para someter a las urnas “porque nadie aclara qué se le debe preguntar a la gente”.

El llamado a una consulta también es propiciado por los partidos opositores, que no tienen mayoría legislativa para imponerla. En eso justamente se funda el radicalismo para asegurar que su voluntad representa a la mayoría de los barilochenses, que los votaron hace pocos meses. (AB)

Nota asociada: El futuro del cerro Catedral, un dilema de difícil


Comentarios


El plebiscito, una salida que muchos ya están propiciando 08-02-04