El poderoso que llega a los tumbos, el débil que está bárbaro

Boca, gran candidato, visita a un Defensor que lidera a nivel local y desea dar el golpe.





El partido que debía disputarse la semana pasada en la cancha de Parque Central -propiedad de Nacional- se disputará esta tarde-noche (a las 19:30) en Montevideo. El modesto Defensor Sporting espera agazapado a un poderoso Boca que llega a los tumbos en el torneo local y que no podrá contar con su máxima estrella y estratega, Juan Román Riquelme.

El partido de ida se postergó por pedido de la dirigencia «charrúa», porque el estadio Centenario estaba ocupado y no quería perder la chance de embolsar una buena recaudación. Los directivos «xeneizes» aceptaron encantados, previendo que la lesión le iba a dar tregua a Riquelme siete días después. Pero al final, el «Torero» se quedó en Buenos Aires porque aún tiene dolor en la planta del pie derecho.

Si bien el calvo entrenador aún no definió el equipo titular, es casi seguro el retorno de Julio César Cáceres, curado de molestia en el aductor derecho, en reemplazo de Facundo Roncaglia. También ingresará el «Pochi» Chávez, sumado a la lista de buena fe en reemplazo del lateral derecho José María Calvo, operado por una osteocondritis.

Boca anda de capa caída en el Clausura al punto de que está a dos unidades del fondo de la tabla. Defensores, en cambio, es líder en el campeonato uruguayo -con cuatro puntos de ventaja sobre su escolta-, y espera dar el batacazo hoy.

El técnico Jorge Da Silva reconoce el poderío y la historia del rival, aunque sabe que no atraviesa un buen momento y que no contará con el hombre que mejor mueve sus hilos en el ataque. «No podemos descuidarnos. Es cierto que no andan bien en el torneo de su país, pero también es cierto que no juegan con el máximo poderío», puntualizó el «Polilla».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El poderoso que llega a los tumbos, el débil que está bárbaro