El policlínico ADOS es un barco sin timón

Tiene dos conducciones y el personal en crisis



NEUQUEN (AN).- El Policlínico ADOS ingresó en la etapa terminal de su enfermedad: los integrantes de una de las dos conducciones enfrentadas, pertenecientes a los sectores en que se partió la CGT neuquina, deberán resolver el conflicto con los profesionales, que otorgaron una tregua que vence hoy. Si no les pagan los sueldos atrasados desde hace tres y cuatro meses, serán levantadas las guardias mínimas y los pacientes del sanatorio deberán evacuarse.

La administración actual -colegiada- puesta en funciones por la central obrera conducida por Juan Domingo Lescano -Dora Toia, de Utedyc, Eduardo Elía del Smata y Alberto González de Gas Natural- fue desconocida ayer por la Superintendencia de Obras Sociales que le devolvió el mandato a la conducción anterior, de Vernardino Herrera, del Sutiaga -aguas gaseosas- y anterior titular de la CGT.

Pero Herrera, que fue desplazado por la "comisión normalizadora" puesta en funciones por el sector gremial afín al subsecretario de Trabajo, Guillermo Pereyra, no tiene la intención de volver a la conducción del ADOS. Ayer por la tarde, los integrantes de la comisión normalizadora y el representante de Petroleros Privados en el sanatorio mantuvieron una reunión "a solas" con los trabajadores de planta -enfermeros, mucamos- y excluyeron a los profesionales -médicos e instrumentistas- porque "estaban de paro".

Héctor Jara, secretario general del gremio de la sanidad -también vinculado con Pereyra-, confirmó que Herrera "tampoco se quiere hacer cargo del sanatorio", porque "no quiso recibir la documentación que se le acercó a través de un escribano para que reasuma".

El triunvirato de Toia, Elía y González fue designado durante una asamblea dirigida por Lescano con apoyo del sindicato de Petroleros Privados en la primera semana de este mes. La decisión de la Superintendencia de desconocer el mandato fue confirmada por Elía porque, según el organismo, "no se cumplió con los pasos que ordena el estatuto", que establece la convocatoria a plenario de obras sociales con quince días de anticipación.

Elía manifestó que con este contexto no se pueden generar soluciones para destrabar el conflicto porque sin el aval de la superintendencia "no se pueden habilitar las cuentas para emitir los cheques" y pagar las deudas del establecimiento.

Las medidas de fuerza se mantenían, e incluso Sandra Toledo, presidenta de la Asociación de Profesionales del ADOS, recordó que hoy vence el plazo de 72 horas otorgado a la dirección del sanatorio para encontrar una solución al retraso salarial. A lo médicos se les adeudan cuatro meses de salario y a los instrumentistas, tres. En caso de no haber solución, hoy serán levantadas las guardias mínimas "que obligarán a evacuar el lugar", dijo Toledo. El conflicto comenzó hace unos 20 días y el lunes de esta semana se profundizó por el paro por tiempo indeterminado de los instrumentistas.


Comentarios


El policlínico ADOS es un barco sin timón