El precio del petróleo sube, pero no todos están contentos

Los expertos temen que una baja de las reservas mundiales traiga inestabilidad.



Viena (EFE-Reuters) – El petróleo Brent cerró ayer en Londres en 22,04 dólares el barril lo que lo ubica en su máximo en más de dos años.

Y aunque la noticia alegró a la mayoría de los países y regiones productoras (como Neuquén), los expertos advirtieron ayer que esta bonanza puede tener un efecto “boomerang” y perjudicar al mercado del crudo.

El amplio recorte en la producción desde principios de este año puesto en práctica por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y México impulsó fuertemente los precios, que aumentaron más del doble en estos siete meses.

El crudo internacional de referencia, Brent, para octubre cotizó ayer en el mercado de Londres en 21,90 dólares el barril, mientras que el Petróleo Intermedio de Texas (WTI), crudo de referencia en EEUU, alcanzó el martes pasado su precio más alto de los últimos años al cotizarse a 22,61 dólares el barril.

Los analistas advirtieron que los precios podrían dispararse en el invierno del Hemisferio Norte a los niveles de 25 dólares el barril registrados durante la Guerra del Golfo.

Y señalan que esa cotización amenazaría la estabilidad del mercado. Los once países de la OPEP “juegan con fuego”, opinó ayer en Viena, Johannes Benigni, director de la empresa internacional de análisis de los mercados energético PVM.

Los analistas atribuyen a dos factores las altas cotizaciones actuales del petróleo:

· La disciplina de la OPEP de mantener los recortes de producción acordados en marzo, cosa que antes pocas veces ocurrió.

· Los recortes están agotando los excedentes de crudo y productos refinados almacenados.

· La organización habría decidido mantener las cuotas fijadas hasta fines de marzo del 2000, contradiciendo especulaciones anteriores según las cuales los ministros de Petróleo y Energía de la OPEP decidirían a fin de mes un aumento de su producción total en unos 500.000 barriles diarios.

· El excedente en los inventarios, que el año pasado llevó los precios del petróleo a bajas históricas, podría desaparecer en octubre o noviembre cuando el invierno en el norte del planeta reclame su cuota.

Según Benigni, pese a esas fuertes alzas, los mercados internacionales de crudo no dan señales de debilidad y los analistas creen “muy probable” que las cotizaciones suban hasta 28 dólares el barril en pocos meses más.

Cuanto más suben los precios, mayores posibilidades hay de que más productores invadan el mercado, lo que puede provocar una fuerte caída de las cotizaciones, advirtió el experto. Esto podría poner fin a la disciplina de los productores y podría desatar una “guerra de precios”, advirtió.


Comentarios


El precio del petróleo sube, pero no todos están contentos