El presidente espera “generosidad” de Gils Carbó y Vanoli para renunciar



cargos clave

La continuidad de la procuradora general de la República, Alejandra Gils Carbó, y del titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, que tienen autonomía en sus cargos, quedó desde ayer en tela de juicio, ya que la nueva administración espera poder reemplazarlos por figuras “más independientes”, al considerarlos demasiado ligados a la gestión kirchnerista El presidente electo apeló a “la dignidad y la generosidad” de Vanoli y Gils Carbó para que renuncien a sus cargos y de esta manera “faciliten” la transición, pero no adelantó si apelará al mecanismo de juicio político para relevarlos en caso de negativa. Macri expresó su deseo de que “el cambio de gobierno se dé en una transición ordenada” y le pidió a Vanoli y a Gils Carbó que tengan “la dignidad y la generosidad” de renunciar para “facilitarle el camino al nuevo gobierno”. Ambos funcionarios ya manifestaron sus intenciones de seguir en sus respectivos cargos y sólo pueden ser removidos mediante un juicio político impulsado por Ejecutivo que tenga el apoyo de las dos terceras partes de la Cámara de Senadores. Alejandro Vanoli, ex titular de la Comisión Nacional de Valores, fue designado como director del Banco Central de la República Argentina (BCRA) el 2 de octubre de 2014 a partir del decreto 1735. Según el artículo 7 de la Carta Orgánica del BCRA, “el presidente, el vicepresidente y los directores serán designados por el Poder Ejecutivo Nacional con acuerdo del Senado de la Nación” y “durarán seis años en sus funciones pudiendo ser designados nuevamente”. A su vez, el artículo 9 establece que la remoción de los miembros del directorio debe ser “decretada por el Poder Ejecutivo Nacional cuando mediare mala conducta o incumplimiento de los deberes de funcionario público, debiéndose contar para ello con el previo consejo de una comisión del Honorable Congreso de la Nación”. El propio Vanoli indicó que su mandato vence en 2019 –y no en 2020–, ya que el está completando un período de seis años que inició Juan Carlos Fábrega en diciembre de 2013. Alejandra Gils Carbó fue nombrada al frente de la Procuración General de la Nación el 29 de agosto de 2012, por el poder Ejecutivo con acuerdo del Senado. La ley consigna que los magistrados del Ministerio Público “gozan de estabilidad mientras dure su buena conducta y hasta los 75 años”, mientras que a partir de esa edad quedarán sujetos a un nuevo nombramiento por cinco años. El procurador sólo puede ser removido mediante una acusación ante el Congreso por casos de “mal desempeño o por delito en el ejercicio de sus funciones o por crímenes comunes” que serán evaluados “en juicio político” y no podrá ser declarado culpable “sino a mayoría de los dos tercios de los miembros presentes” del Senado. (DyN)


Comentarios


El presidente espera “generosidad” de Gils Carbó y Vanoli para renunciar