“El Primer Mundo se cree con derecho a todo”



A la conciencia de aquellos a quienes quepa responsabilidad.

Soy docente y desde hace varios años misiono y visito Naupa Huen, un pueblo perdido de la Línea Sur ubicado a 240 kilómetros de Roca.

A través de esta carta intento poner de manifiesto lo que no se ve o no se quiere ver del Dakar. De regreso de la misión, con un grupo de jóvenes pude comprobar cómo quedaron los caminos luego del paso del rally del “Primer Mundo”. Desastrosos. Inmensos pozos han roto la armonía que con esfuerzo habían logrado obtener los siempre postergados habitantes de los parajes de la provincia.

Claro está que pudimos pasar, gracias a una camioneta especial para ello, cosa que varios campesinos no pudieron hacer: sus autos quedaron atascados en el medio del camino.

El Dakar tendrá muchos beneficios y será seguido por millones de personas, pero termina funcionando como lo hacen la imagen, el poder y la codicia en este mundo: unos segundos de ruido, unos segundos de polvo, unos segundos de fama y después, la nada. Así funciona el devenido en ruinas sistema capitalista. A él ya lo conocemos, se rige según la ley del más fuerte monetariamente hablando.

A pesar de esto, a pesar de la soledad, a pesar de la impotencia, a pesar de los reclamos que van a parar a cajones desfondados de papeles que esperan y esperan respuestas… a pesar de esta carta, que quedará en el olvido, los poderosos de siempre no pueden con la mano tendida, la ceremonia del mate, la mirada transparente, la sonrisa tímida, el trabajo decente, el dinero bien ganado, la bendita tierra sureña. A pesar de los caminos estropeados, que aún esperan solución, hoy a la distancia de lo vivido guardo en mi memoria y en mi corazón una vez más los rostros de la gente oriunda del lugar, que hace honor con su presencia al valor más sagrado que poseemos los seres humanos en este mundo: la vida.

¿Cuándo empezaremos a cuidar lo nuestro? ¿Cuándo aprenderemos a defenderlo? ¿Cuándo descubriremos que hay más mundo detrás del Primer Mundo?

A quien corresponda, que la conciencia le valga, aunque sea por unos segundos de fama.

José Manuel Groesman

DNI 24.742.161

Nueve de Julio

(Buenos Aires)


Comentarios


"El Primer Mundo se cree con derecho a todo"