“El problema

<b>El defensor Gallas no ahorró críticas para con el ex DT de los “blues”.</b>



#

William Gallas consideró que el técnico Raymond Domenech fue “el verdadero problema” de Francia en el Mundial de Sudáfrica.

“Si hubo un fiasco, hay razones y para mí no hay que cerrar los ojos, vienen del entrenador”, señaló Gallas.

“El verdadero problema es el entrenador”, agregó el jugador, uno de los más polémicos en Sudáfrica 2010 por su tensa relación con la prensa.

“Yo no estuve bien, no estuvimos bien”, reconoce, aludiendo a sus compañeros de equipo, quienes llegaron a hacer una huelga en el marco del Mundial después de la expulsión del delantero Nicolas Anelka, que insultó gravemente a Domenech según la prensa.

“Pero el entrenador tampoco estuvo bien”, insistió Gallas, quien criticó al ahora ex técnico, sustituido por Laurent Blanc después de la cita mundialista sudafricana, especialmente por no haber hecho que el equipo jugara con “dos delanteros”.

“Hasta los entrenamientos no estaban al nivel. Se pueden tener los mejores jugadores del mundo en un equipo, pero si no se tiene el entrenamiento que hace falta, no se obtendrán resultados”, señaló, antes de criticar el comportamiento de Domenech en relación con sus pupilos.

“Domenech no era abierto. Muchos jugadores no podían hablar con él. Era mi caso”, señaló Gallas.

El defensor también trató de aclarar los insultos que Anelka dirigió a Domenech en el descanso del Francia-México (2-0 victoria del ‘Tri’). Según Gallas, la reacción del jugador se explica por un “hartazgo que duraba desde hace varias semanas”.

“Domenech nos pidió ‘pongan su ego a un lado’. Pero pienso que él olvidó hacerlo”, juzgó Gallas, quien mantuvo que el entrenador se negó a hablar con Anelka luego de la aparición del artículo de “L’Équipe” en el que se revelaron sus palabras contra Domenech.

Según Gallas, todos los jugadores estuvieron de acuerdo en boicotear el entrenamiento el pasado 20 de junio luego de la expulsión del grupo de Anelka y a todos se les impidió pedir perdón.

Gallas rechazó la idea de que en el equipo galo existieron “clanes”, ya que en la selección “había un muy buen ambiente”, y desmintió el rumor según el cual Yoann Gourcuff estaba aislado del grupo.

El zaguero explicó que vio a jugadores “hundidos” y “abatidos” después de la derrota en el último partido de los “Blues” en el Mundial, contra Sudáfrica.

Gallas lamentó no haber recuperado su brazalete de capitán, que heredó Patrice Evra, después de que Thierry Henry lo perdiera junto a su titularidad.


Comentarios


“El problema