El proceso de paz enfrenta a Sharon y Shimon Peres

En la reunión dominical del gabinete israelí hubo un fuerte intercambio entre el primer ministro y el canciller. La forma en que se debe aplicar el acuerdo de paz es la base de la disputa.



Jerusalén/Ramallah/ Gaza- El primer ministro de Israel, Ariel Sharon, y su ministro de Asuntos Exteriores, Shimon Peres, tuvieron ayer un fuerte encontronazo en torno de la forma en que debe continuar con el proceso de paz con los palestinos.

Por otra parte un niño palestino de 12 años murió antenoche en un confuso episodio, en el que habrían participado grupos rivales de los territorios. Algunas oras después, un hombre activó un “carro bomba”, tirado por un asno, que resultó destruido por la explosión, pero no se registraron víctimas fatales. (Ver aparte)

Mientras la cifra de incidentes violentos se redujo considerablemente este fin de semana en los territorios palestinos, durante la sesión dominical del gabinete en Jerusalén se registró una disputa abierta entre el ministro laborista y el premier derechista.

“El informe Mitchell debe ser aplicado con buena voluntad y buen espíritu”, dijo Peres, quien se quejó de que Israel “tiene agarrados a los palestinos por la garganta”.

Esta postura provocó la ira de los ministros de la derecha, que exigen que el líder palestino, Yaser Arafat, cumpla de forma estricta el alto el fuego pactado el miércoles, antes de avanzar hacia un proceso político.

“No tenemos ninguna divergencia sobre el orden del proceso, lo que hay es una diferencia entre dos concepciones distintas”, afirmó Peres, restando importancia a su enfrentamiento personal con Sharón.

Los observadores destacaron que Peres llegó “irritado” a la reunión tras haberse enterado por los medios de prensa de que Sharón vetó una posible entrevista entre él y Arafat con la mediación del secretario general de la ONU, Kofi Annan, que ayer continuó su visita oficial por Israel.

Pero, a la vez, los observadores coincidieron en que el altercado en el Consejo de Ministros no es una grieta en el gobierno de unidad nacional, por lo menos no entre Peres y Sharón.

El propio Sharon pidió por la tarde a los ministros de su partido que no empeoren la situación con críticas hacia el gobierno de unidad nacional y, aunque reiteró su oposición a que Peres se reúna con Arafat, minimizó la importancia de la disputa.

Limando asperezas

Sharón y Peres se reunían anoche para limar asperezas, algo que no será difícil, porque el primero necesita los “buenos oficios” de su ministro de Exteriores ante la comunidad internacional, y el octogenario Peres terminaría su carrera política si se desintegra el gobierno de unidad nacional por el que él mismo abogó.

Es por ello que lo que deja al descubierto el altercado de esta mañana es la disparidad entre los distintos partidos que forman la coalición de Sharón, lo que se pone de manifiesto conforme la violencia disminuye.

En tanto, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, prosiguió ayer en sus reuniones con la cúpula del gobierno israelí con los esfuerzos para intentar aproximar posiciones entre israelíes y palestinos.

Durante su reunión con el primer ministro de Israel, Annan fracasó en su mediación para realizar una cumbre que reuniera a Sharon, Peres y el líder palestino, Yaser Arafat.

Peres condenó además los numerosas ocasiones en que Sharon “descalificó” en público a Arafat. Para el ministro, premio Nobel de la Paz, declaraciones de Sharon como que el líder palestino es el “Osama Bin Laden” de Israel pueden ser interpretadas como “incitación al amotinamiento”.

Por su parte, el ministro de Justicia, el ultraderechista Zaji Hangebi, acusó a Peres de jugar a ser el defensor de los palestinos, tras lo cual, la ministra de Industria, Dalia Izik, amenazó con la retirar el apoyo de su partido, el Laborista, a la coalición gubernamental, integrada principalmente por fuerzas derechistas.

En el frágil alto el fuego, sin embargo, políticos y militares de ambas partes percibieron este fin de semana que se registró un considerable descenso de episodios violentos en los territorios palestinos.

Avi Dichter, jefe del servicio secreto interno de Israel, aseguró que hay “un importante retroceso tanto en la cantidad como en el tipo de ataques”.

Israelíes y palestinos volvieron a patrullar ayer juntos por los territorios palestinos, por primera vez desde que estallara la actual crisis del conflicto de Cercano Oriente hace casi nueves meses.

Soldados y policías de ambas partes patrullaron el área próxima al asentamiento judío de Nezarim, en la Franja de Gaza. La semana pasada, los palestinos todavía se negaban a patrullar junto a los israelíes.

(EFE/DPA)


Comentarios


El proceso de paz enfrenta a Sharon y Shimon Peres