El PT sólo suspendió al tesorero involucrado en el escándalo

Críticas porque no se lo expulsó del partido del presidente Lula



RIO DE JANEIRO.- El gobernante Partido de los Trabajadores sólo suspendió a su ex tesorero Delubio Soares, acusado de haber dado sobornos a legisladores a cambio de obtener sus votos para aprobar proyectos del oficialismo, en un escándalo que ha estremecido al gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El comité ejecutivo del partido aprobó el sábado en la noche aceptar la solicitud de Soares de una suspensión indefinida, mientras el comité de ética de la agrupación realiza una investigación.

La suspensión es una medida más benévola que la expulsión, reclamada por algunos dirigentes del partido. "El partido no puede quedar sorprendido por los hechos", dijo el representante Chico Alencar. "Tenemos que eliminar a todo aquel involucrado en esta intriga".

El escándalo estalló en junio, cuando el representante Roberto Jefferson, ex aliado de da Silva, dijo que el gobierno había pagado sobornos mensuales de 13.000 dólares a legisladores para que respaldaran proyectos de ley del PT en el Congreso. El mes pasado, el poderoso jefe de gabinete de da Silva, José Dirceu, renunció, tras ser acusado de haber aprobado los sobornos. También el secretario general del partido, Silvio Pereira, debió abandonar el cargo.

Por otra parte, ayer se supo que los servicios de inteligencia y la policía brasileños investigaron a Lula y no encontraron pruebas que lo vinculen con el escándalo de corrupción que afecta al PT, según la prensa brasileña.

La Policía Federal, el Gabinete de Seguridad Institucional y la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) investigaron las operaciones bancarias del presidente para detectar si había conexión con la red de financiamiento ilegal de campañas de los partidos organizada por el ex tesorero del PT, Delubio Soares.

Según el diario Folha de San Pablo, la pesquisa no halló indicios de delito en las tarjetas de crédito corporativas usadas por Lula ni en los gastos personales de su esposa y sus seis hijos.

Por su parte, el diputado opositor del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) Carlos Sampaio afirmó que no hay pruebas que involucren a Lula con la corrupción. "No puedo afirmar que las investigaciones apunten hacia la vinculación directa del presidente... no tenemos pruebas cabales e inequívocas de que este involucrado", dijo Sampaio al diario Estado de San Pablo.

En cambio, el diputado ratificó que las evidencias reunidas "llegan cerca, las pruebas se aproximan del palacio", en referencia al renunciante jefe de gabinete José Dirceu.

Sampaio es el subjefe de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) que indaga las denuncias formuladas en junio pasado por el diputado del Partido Trabalhista Brasileño (PTB) Roberto Jefferson de que varios parlamentarios recibían sobresueldos para apoyar al gobierno. El escándalo produjo la renuncia de Dirceu, del presidente del PT, José Genoino, y de otros altos funcionarios del Ejecutivo y del PT. (AP/Télam-SNI)


Comentarios


El PT sólo suspendió al tesorero involucrado en el escándalo