El que ríe vive más y mejor, aseguran científicos 

Los optimistas tienen 19% más de expectativa de vida, difundió la Clínica Mayo de EE. UU.

Buenos Aires (Télam).- Especialistas argentinos mostraron ayer actitudes diferentes ante los primeros datos de un estudio norteamericano que asegura que los optimistas viven más que los pesimistas, y sus opiniones fueron desde una postura más flexible a otra fuertemente crítica, que incluso advirtió sobre probables cuestiones de «marketing» detrás del anuncio.

Agencias de noticias internacionales difundieron ayer desde Rochester, Estados Unidos, la información de que «las personas optimistas viven alrededor de un 19 por ciento más que las pesimistas».

La comprobación surgió del estudio de 839 habitantes permanentes del estado de Minnesota, donde se encuentra la Clínica Mayo, sede de la investigación. El informe fue publicado en su edición de febrero por la revista «Mayo Clinic Proceedings».

Las personas analizadas formaron parte de un grupo que participó en un sondeo de personalidad entre 1962 y 1965, que detectó cómo la gente explica las causas de los acontecimientos de sus vidas y en base a eso los clasificó como optimistas, pesimistas o un poco de cada cosa.

Al observar a esos individuos 30 años después, y comparar sus tasas de expectativas de vida, los investigadores descubrieron que los clasificados como optimistas tuvieron una tasa más alta de lo esperado en supervivencia y los pesimistas un riesgo de muerte un 19 por ciento superior.

Al respecto, el jefe del Departamento de Salud Mental del Hospital de Clínicas de esta capital, Rodolfo Fahrer, consideró que «sin ninguna duda» la actitud del paciente ante la vida «influye con respecto a la evolución de un tratamiento». No obstante, advirtió que detrás de una personalidad pesimista, por ejemplo, puede haber una depresión de base, y ese pesimismo estaría ligado entonces a tal enfermedad.

De la misma manera, y en el otro extremo, «un exceso de optimismo, de euforia, puede ser un signo patológico, de una manía», señaló. Desde el área de la cardiología, Fernando Carlé, médico interno de la Unidad Coronaria del Hospital de Clínicas, se mostró cauto y dijo que «habría que analizar ese trabajo».

Es frecuente, en estos y en otros casos de estudios que se anticipan a la prensa, que los expertos manifiesten que desean leer la totalidad de la investigación e insistan en la necesidad de que se conozca primero en la comunidad científica.

Carlé sostuvo que «es muy difícil determinar parámetros de optimismo y pesimismo» en la población, por cuanto «tal vez sea más claro en los extremos, pero quedarían en el centro «grises», equivalentes a un área de «incertidumbre»».

El profesional prefirió remitirse al estudio «realizado por el psiquiatra Fridman, quien determinó dos tipos de personalidad, la «A», competitiva y ávida de progreso, y la «B», más sosegada y menos competitiva», dijo.

Según ese estudio, un «clásico» de la cardiología, las personas «A» presentan una mayor prevalencia de enfermedad coronaria y de eventos coronarios «duros» como infartos y muerte de origen coronario, que las «B».

Desde otro ángulo, el licenciado José Andrés Cernadas, del área de Clínica Psicoanalítica de la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires (Apba), mostró una posición fuertemente crítica ante el estudio norteamericano y deslizó que podría haber «cuestiones marketineras» detrás del anuncio.

«Cuando decimos optimista, ¿qué estamos diciendo? Y cuando decimos pesimista, ¿qué decimos?» se preguntó, y agregó: «Porque el que es positivo frente a todo puede ser un necio, y el que es negativo frente a todo puede ser un depresivo». «Lo fundamental, enfatizó, es el nivel de independencia en su pensamiento que una persona pueda tener».  


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora