“El que sabe, sabe y el que no es Maradona”



Hace unos días, Sudáfrica ya ha pasado. Te has puesto a pensar, reflexionar, ¿qué cosas, qué sensación te ha dejado este Mundial? Qué lista extensa de jugadores que no han viajado. Qué rápido han arribado estos amigos y amigos de los amigos a este Mundial tan deseado. El momento del debut ha llegado, familiares en hogares, docentes, alumnos y trabajadores en bares, etc. unidos por la celeste y blanca ¡Nos disponemos a deleitarnos con Messi que ha de brillar! Qué de jugadores elite hay en este Mundial, mediocres, fríos y amarretes que no quieren jugar, A sus clubes, sin rasguños, han de llegar. Nuestro jugador millonario ¿Cuándo jugará? En el 2006, 2010 o 2014 será, ¿Cuántas oportunidades más se le darán? Nuestro humilde jugador argentino que bien que la metió. Reímos, lloramos y disfrutamos a Palermo no se le negó y la oportunidad aprovechó. ¿No será que habrá que llevar jugadores de gran peso Y no de tantos pesos? Porque no hay dinero que pueda superar las garras y el amor por poder jugar. Desde este rincón de la Patagonia hemos sufrido, gritado y alentado. Quedar fuera del mundial ¡¡Nunca lo soñamos!! Y el silencio ha llegado, el día menos pensado. Nos quedamos afuera, otra vez será, ¿Pero no dijimos esto cuatro años atrás? ¿No será que nos estamos acostumbrando mal al seguir participando una vez más? Qué mal, tenemos esa costumbre de festejar antes de jugar, y de salir campeones antes de ganar. ¿Cuándo aprenderemos de una vez? Mirar a los vecinos no estaría mal. ¿Cuándo será el día que nos dediquemos a jugar? ¿Cuándo será el día que nos dejemos de pelear antes, durante y a la llegada del Mundial? Siempre justificamos que merecíamos más. Y nunca llegamos, por hablar de más. Una autocrítica no estaría mal. Qué feas vuvuzelas, qué sordos nos dejó. Qué feas canchas, qué pozos encontró. Qué fea pelota que no dobló. ¿Qué argentino una excusa no encontró y habló? Ni el más grande de todos los tiempos, ni con sus mimos y alientos, logra que este Mundial, sea un grato momento. La buena intención estuvo presente al hacerse cargo de la papa caliente. No obstante, la soberbia, la arrogancia y los caprichos no permitieron que Pelusa Armando siga progresando en este largo camino que venimos penando. Ahora pensamos ¿La seguiremos mamando? ¿O la tenemos adentro, Diego Armando? El Mundial para mí ha pasado Pero aún así he pensado, que con más garra y corazón lo hubiésemos ganado. Ya que nos creemos los mejores, le ganamos a los peores, Y perdemos con los mejores. Lo que me queda por decir es algo obligado: ¿quién me quita lo bailado? ¡Qué bien se ven las novelas en el LCD que me he comprado! Ya que de aquí a cuatro años, todavía seguiré endeudado. Raúl Ceferino Cifuentes DNI 22.012.493 Cipolletti

Raúl Ceferino Cifuentes DNI 22.012.493 Cipolletti


Comentarios


“El que sabe, sabe y el que no es Maradona”