El Reino Unido le restó importancia a las revelaciones



El ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, restó hoy importancia a las revelaciones del sitio web Wikileaks, que este fin de semana sacó a la luz datos sensibles sobre bajas civiles en la guerra en Afganistán.

“Desde luego, no vamos a perder nuestro tiempo prestando atención a filtraciones (...). Lo que sí haremos es seguir adelante con la estrategia internacional ya acordada”, aseguró Hague a la entrada de un consejo de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) en Bruselas.

Aunque la guerra contra la insurgencia talibán en Afganistán no está oficialmente en la agenda de la reunión, las revelaciones de Wikileaks la han puesto sobre la mesa de forma extraoficial.

Cerca de 92.000 documentos secretos sobre de la guerra de Afganistán salieron a la luz este fin de semana.

Se ofrecen detalles de casos no conocidos de civiles muertos, de una fuerza especial que persigue a líderes talibanes para abatirlos o capturarlos sin someterles a juicio y sobre el crecimiento de la insurgencia en Pakistán. La información militar secreta de Estados Unidos fue filtrada a los medios por el sitio WikiLeaks y publicada por el diario estadounidense “The New York Times”, el británico “The Guardian” y el semanario alemán “Der Spiegel”.

Estados Unidos condenó duramente la filtración. El asesor de Seguridad Nacional, James Jones, consideró que la acción puede poner vidas en peligro y amenazar la seguridad nacional.

Los documentos, analizados por los tres medios de forma independiente y cotejados con la información oficial, abarcan parte de dos administraciones estadounidenses e “ilustran en detalle por qué, después de que Estados Unidos gastara casi 300.000 millones de dólares en la guerra de Afganistán, los talibanes son más fuertes que en cualquier otro momento desde 2001”, señaló el periódico estadounidense.

Agencia DPA


Comentarios


El Reino Unido le restó importancia a las revelaciones