El relojito suizo

En Indian Wells ratificó que sigue siendo el “1”. Venció a Blake en la final y consiguió su tercer título en el año.



El relojito suizo En Indian Wells ratificó que sigue siendo el “1”. Venció a Blake en la final y consiguió su tercer título en el año. “Creo mucho en mi juego y en mi capacidad”. Palabras y hechos del gran dominador del tenis actual, que volvió a regalar la imagen final que ya es toda una costumbre: levantando el trofeo. El suizo Roger Federer ratificó ayer que es el número uno del ranking mundial, al vencer en la final del Masters Series de tenis de Indian Wells al estadounidense James Blake por 7-5, 6-3 y 6-0. Federer se alzó con su tercer título consecutivo en este torneo californiano, el primer Masters Series de la temporada 2006, y con el trofeo número 36 de su campaña. El que es,según algunos, el mejor jugador de todos los tiempos cosechó en Indian Wells su tercer título del año, después del Abierto de Australia y el torneo de Doha, y se hizo acreedor de 455.000 dólares. En el partido de ayer el suizo logró su tercera victoria en otros tantos partidos con Blake, un graduado de la Universidad de Harvard y que el lunes ingresará por primera vez el Top 10 de la ATP. El norteamericano venía de salir campeón en Sydney y Las Vegas y había superado en semifinales al español Rafael Nadal, Nº 2 del escalafón mundial. En el primer set, el número uno del planeta, se sobrepuso a dos breaks en contra tras un comienzo flojo. Pese a estar 4-1 abajo, Federer ganó el set, y después dejó claro su dominio en los restantes, con 32 golpes ganadores y siete breaks a favor. “Al principio Blake jugó con más agresividad que yo”, reconoció el ganador del partido. “Dictaba el juego con su derecha. Normalmente uno no merece ganar el set cuando está dos breaks abajo, pero logré dar la vuelta a las cosas”, explicó. En el primer set de la final, Federer utilizó su talento para salir del problema ante Blake. El europeo emprendió con calma la tarea de erosionar a su rival, favorito del público, y se dio una opción de equilibrar el marcador con un juego en blanco para el 4-5. Aprovechando dos dobles faltas seguidas por parte de Blake, el suizo se puso 5-5 y después asumió su habitual posición de dominio para el 6-5 y quebró por tercera vez el saque de su rival con un resto a los pies de Blake tras 46 minutos de juego. Mucho más cómodo, Federer aprovechó el impulso y logró un nuevo break para el 5-3 en el segundo. Con su servicio, no falló y se anotó con el segundo set. En el tercero y a la postre definitivo, Federer impuso su ley desde el comienzo, con dos breaks rápidos que lo pusieron 3-0 arriba. Blake selló su destino con un revés a la red para el 0-5, y dejó que el número uno del mundo cerrara con su saque un partido disputado a pleno sol. Federer alcanzó las finales de los once últimos torneos que jugó y sólo perdió dos ante el español Rafael Nadal a principios de marzo en Dubai y el argentino David Nalbandian en el Masters en Shanghai, en noviembre último. En general, esta temporada Federer tiene un historial de 22 triunfos y una sola derrota. Además dejó intacto su récord personal de no haber perdido nunca dos finales consecutivas. En Masters Series, el historial de Federer es igualmente impresionante, y la de ayer es la quinta final que gana en los últimos seis torneos de ese tipo que jugó.  

 


Comentarios


El relojito suizo