El retraso cambiario, otra vez en la mira de la fruticultura

Desde el gobierno aseguran que el gradualismo también incluye las economías regionales. Pese al salto que tuvo el dólar esta semana, no compensa el incremento de costos internos.



#

La exportación regional, afectada con la pérdida de competitividad por un peso sobrevaluado.

Con un dólar hoy cercano a los 18 pesos, vuelve el debate en la fruticultura sobre los embates del mercado cambiario.

Mientras que en los últimos doce meses el costo de vida creció alrededor del 26%, la paridad cambiaria lo hizo al 15%. La pérdida de competitividad es notoria. Y más aún para aquellas empresas regionales que orientan la mayor parte de su oferta productiva hacia el mercado internacional.

El razonamiento es sencillo: los dólares que se consiguen con las ventas de frutas en el exterior rinden hoy menos que aquellos que se lograron tras las operaciones del año pasado. Es así que en septiembre del 2016 por una caja de manzanas de la región que se pagó 20 dólares en el exterior el empresario regional recibió 306 pesos. Hoy por ese mismo bulto recibe 356 pesos, cuando por los índices de inflación ese valor debería ubicarse en 386 pesos para que la empresa local no ceda dinero.

“La pérdida de competitividad es notoria”, confió Roberto Gregori, ejecutivo de una importante empresa regional, al ser consultado por el tema. “Se nos hace muy difícil poder exportar en estas condiciones”, agregó en otra parte de la conversación.

Claramente todo indica que, para esta temporada que se avecina, pocos serán los cambios esperados respecto del año pasado. Los niveles de producción y comercialización no tendrían modificaciones, si bien hay que estar a la espera de las heladas y el granizo para definir estas variables, y parte del sistema volverá a sufrir rentabilidades negativas al no poder lograr una mejora en su competitividad.

“Están las expectativas de un reacomodamiento del tipo de cambio para después de octubre, pero no creo que recupere todo lo perdido en el año. El dólar en nuestro negocio es una variable clave dentro de la rentabilidad global del sistema. No es la única obviamente, pero sí es importante”, confió Gregori en otra de sus definiciones.

Desde el gobierno nacional anticipan que el gradualismo se está aplicando en todos los sectores. Y en esta lógica también entra el dólar. Un mensaje que confirma los pocos cambios que se proyectan para lo que resta de este año y las proyecciones del próximo.

Pero no todos interpretan que un fuerte ajuste sobre el dólar ayudará a consolidar el proceso de desarrollo de la actividad.

“Sé que mis palabras pueden generar algún tipo de discordia, pero si seguimos pensando en una fruticultura que sólo puede sobrevivir atada al tipo de cambio... estamos al horno. El tema es mucho más complejo y hay que pensar que esta paridad llegó para quedarse”, remarcó el empresario regional, Jorge Cervi, al frente de una de las firmas que lidera el comercio en el mercado interno y Brasil.

“El dólar es un tema complejo que hay que tomar dentro de un contexto mucho más amplio. Debemos dejar de hablar del término retraso cambiario y comenzar a hablar de precios adelantados. El mercado cambiario se mueve hoy sin restricciones, entonces no podemos pedir una intervención. Es libre, y eso es positivo en cualquier economía que estimula su desarrollo”, señaló el ejecutivo.

Sobre el final de la charla Cervi coincidió en que, si bien es temprano para arriesgar cómo será la temporada que se avecina, prevé que no van a existir cambios importantes respecto de la evolución que tuvo la actividad comercial el año pasado. “Enfrentamos un mundo globalizado en recesión, mercados desarrollados que están en claros procesos de sustitución de importaciones o con restricciones a sus importaciones”, detalló.

Desde la vereda de los productores, el titular de la Federación, Sebastián Hernández, asegura que sin una recuperación del dólar se limitan las posibilidades de exportar a Europa, justo en una temporada donde existe una baja cosecha. “Creo que el retraso cambiario perjudica a todo el sistema. Pese a ello las empresas tienen buenas expectativas con la pera, ya que están cerrando compromisos con lotes de productores como nunca antes habían hecho”, confió el dirigente de los productores.

Arremetió también contra los costos internos que está sufriendo la actividad. “Ahora los trabajadores rurales están pidiendo un aumento del 28%... ¿cómo se traslada esto con un dólar anclado entre 17 y 18 pesos? Imposible ser competitivos cuando todo el mundo quiere sacar provecho de algo que no genera rentabilidad”, señaló Hernández.

Falta saber con qué volumen de fruta contará este año el Valle para poder definir la campaña comercial. Lo que ya está claro es que no van a existir grandes cambios en el modelo económico, en los próximos doce meses, que permitan proyectar saltos importantes de rentabilidad. El gradualismo implementado genera impaciencia en todo el sector frutícola.

“Hay expectativas de un reacomodamiento del tipo de cambio para después de octubre, pero no creo que recupere todo lo perdido”.

Roberto Gregori,

exportador.

“Creo que el retraso cambiario perjudica a todo el sistema. Pese a ello las empresas tienen buenas expectativas con la pera”.

Sebastián Hernández,

productor.

“Mis palabras pueden generar discordia, pero si seguimos pensando en una fruticultura atada al tipo de cambio... estamos al horno”.

Jorge Cervi,

empresario.

Claves para la temporada que llega

Las expectativas comerciales son positivas pese al retraso cambiario.

Hay menos fruta en Europa, lo que permitirá limpiar parte del mercado interno y Brasil.

Serán muy importantes los resultados de las paritarias para poder poner coto a los crecientes costos.

Datos

La tecnología sigue siendo cara para el país

La mayor parte de los consultados coinciden en señalar que hay que trabajar sobre los costos para lograr mejoras competitivas. Uno de los puntos clave sobre el que ha hecho mucho hincapié el gobierno nacional es la oferta de créditos subsidiados para la incorporación de tecnología en las explotaciones, el empaque y los sistemas de frío. “La tecnología es cara en la Argentina. En Chile, por dar un ejemplo cualquiera, un tractor cuesta menos de 26.000 dólares; aquí, en torno a los 40.000 dólares. Esto también define la falta de competitividad”, remarcó Cervi.

Datos

“Hay expectativas de un reacomodamiento del tipo de cambio para después de octubre, pero no creo que recupere todo lo perdido”.
“Creo que el retraso cambiario perjudica a todo el sistema. Pese a ello las empresas tienen buenas expectativas con la pera”.
“Mis palabras pueden generar discordia, pero si seguimos pensando en una fruticultura atada al tipo de cambio... estamos al horno”.
$ 17,7
es la cotización que tiene el dólar hoy en el mercado local. El retraso cambiario complica las exportaciones.
28%
es el aumento que está solicitando el gremio de los rurales para este año.
2,1
son los millones de toneladas de pera que estima cosechar la UE para esta temporada. Un 8% menos que la media de los últimos tres años.

Comentarios


El retraso cambiario, otra vez en la mira de la fruticultura