El riego del Valle Inferior se quedó sin conducción

Renunció toda la comisión. Habrá intervención de manera transitoria.

VIEDMA (AV).- La comisión directiva del Consorcio de Riego Valle Inferior decidió renunciar ayer en pleno argumentando la imposibilidad de continuar funcionando por las vías institucionales frente a las trabas y reveses sufridos durante los dos últimos años de gestión. La medida fue comunicada al Departamento Provincial de Aguas (DPA) por intermedio de una nota firmada por el presidente de la entidad, Eduardo Lui, que tiene carácter de indeclinable. Este directivo confirmó a “Río Negro” las versiones circulantes en los últimos días. Alegó que las sucesivas postergaciones y decisiones de asambleas impedían el normal desenvolvimiento. En cuanto al servicio del riego, cuya apertura está prevista para el 15 de agosto próximo, indicó que “será resorte” del DPA como ente regulador aunque “dejamos todo encaminado como para funcionar”. En el contacto con el superintendente del organismo, Juan Luis Gardes, se entregó el libro de actas. El tema fue discutido por espacio de dos horas en la sede central del DPA. El disparador que eyectó a la comisión renunciante fue una impugnación que prosperó en ese ámbito contra la lista del oficialismo de Lui, al verificar que uno de sus integrantes no reunía las condiciones como para postularse. Esa medida impugnatoria fue presentada por la lista 2 que encabeza Feliciano Martel. El plenario había sido convocado para el 29 de junio pasado actuando el DPA como órgano de control. Respecto de la situación de acefalía, Gardes anunció a este medio que el consorcio quedará transitoriamente en manos de una intervención por espacio de un mes como para formular un nuevo llamado a elecciones, y que la nueva comisión directiva asuma en coincidencia con la fecha de inicio de servicio de distribución de agua por los canales. El funcionario insistió en la necesidad de que la gestión del interventor sea lo más breve posible dado que este tipo de organizaciones debe ser administrada por parte de los regantes, aclarando que dentro de este proceso democrático “actuamos a derecho”. Indicó que la figura de interventor-normalizador deberá verificar en qué estado se encuentra el consorcio y abonar los salarios y manutención con el dinero que haya disponible en ese ámbito. No descartó que la nueva conducción decida un incremento en el canon de riego como para sostener la ecuación de rentabilidad del servicio. Frente a algunas diferencias con la comisión renunciantes, Gardes reveló que durante la reunión con Lui se aclararon algunos puntos como la falta de subsidios al pago del canon por parte de los productores. El funcionario sostuvo que el Instituto de Desarrollo del Valle Inferior (Idevi) cuenta con un moderno sistema de riego, por lo tanto “es más fácil de mantener” sin necesidad de alguna bonificación.


Comentarios


El riego del Valle Inferior se quedó sin conducción