El Rojo necesita un milagro

En un partidazo, el equipo neuquino cayó 4-3 con Libertad, como local. Ahora está obligado a ganar por diferencia de dos en Sunchales.



#

Para agarrarse la cabeza y lamentarlo. Los jugadores de Independiente se lamentan por la última jugada del partido. El cabezazo de Ávila que pudo ser el empate pero terminó en las manos el arquero.

Independiente fue derrotado en La Chacra por primera vez en 2016. Fue 4-3 ante Libertad por la ida de los octavos de final. La visita mostró efectividad y despliegue físico para doblegar al conjunto neuquino.

Lo mejor del Rojo se dio en el comienzo. Carlos Fondacaro y Orlando Porra dominaron el balón en el medio y así llegó el gol. Fue a través de Matías Sarraute con un remate cruzado.

El arranque inmejorable hizo ilusionar al hincha y a los propios jugadores, pero la alegría se esfumó en pocos minutos.

Sobre los 15’ Matías Villalba tapó un mano a mano en buena forma pero en el rebote Matías Zbrun primereó a los centrales y empató el partido.

Ocho minutos más tarde, Patricio Cucchi le robó la pelota a Manolo Berra y aprovechó los espacios con un disparo de afuera del área para revertir el marcador. La efectividad del aurinegro fue asombrosa.

Los goles pegaron duro en el ánimo de los jugadores locales. Un rato más tarde, Zbrun peinó un saque de arco y Cucchi se fue de cara a Villalba para poner el 3-1 con el que se fueron al descanso.

Gustavo Coronel intentó reanimar al equipo con la charla del entretiempo. En el complemento metió a Mario Ávila y Alan Sack por Sarraute y Porra para ser más directo en los ataques.

Darío Martínez Rojas no tuvo una buena tarde y un par de fallos perjudicaron a Independiente. El cuarto gol de Libertad nació en una falta mal sancionada a Manchafico. Gabriel Gudiño concretó la contra y pareció sentenciar la serie par los de Sunchales.

Sin embargo, el conjunto neuquino mostró amor propio. Un minuto después del cuarto tanto visitante, Ávila anotó tras pase de Sack.

A pesar de la falta de fútbol, empujó con sus armas y obligó a su rival a defenderse.

En el final , un centro de Solís fue cabeceado al gol por Berra, quien descontó nuevamente. Ávila casi lo empata en la última pero no pudo ser.

Con la obligación de ganar por dos goles para clasificar a cuartos, Independiente se llevará su ilusión a tierras santafesinas. Está complicado y necesita un milagro.

Podio Federal A

leonardo petricio


Temas

Neuquén

Comentarios


El Rojo necesita un milagro