El SAC-D está listo para despegar y estudiar el cambio climático