El sacerdote y su cruz

NEUQUÉN (AN).- El padre Antonio Qualiza desempeña su rol evangélico en iglesias y comedores del oeste. Trabaja como carpintero y vive inserto en medio de esa geografía en la que predica. Ha sido víctima de robos al igual que varios de sus vecinos de Cuenca XV.

"Las soluciones que proponen los docentes son buenas pero te chocás con la falta absoluta de recursos y la carencia de una decisión política que vaya más allá de lo declamativo. Las escuelas desde hace tiempo que vienen pidiendo espacios cubiertos, para hacer actividades con los pibes, y no se logran. Dicen que es por falta de plata pero la plata la obtenés cambiando las prioridades", confiesa.

Lejos de intuir un Edén el hombre avizora un Limbo para los jóvenes del oeste por lo que promete seguir construyendo desde la esperanza y la lucha. "El escenario a futuro es bastante negro. Es inútil esperar resultados nuevos aplicando las mismas políticas de siempre", dijo.


Comentarios


El sacerdote y su cruz