El sello de un súper goleador

Palermo honró su efectividad y con Delgado fueron mortíferos. Riquelme marcó el ritmo y Serna, un "tapón" del medio.



Oscar Córdoba (6): Cumplió de manera más o menos regular. Casi que no se le demandó demasiado trabajo y no tuvo nada que hacer en el gol del equipo español, porque ahí el mérito fue de Roberto Carlos.

Hugo Ibarra (3): Muy complicado. Debe haber sido uno de sus rendimientos más flojos. Primero porque Roberto Carlos manejó el sector derecho y después por la presencia de Savio. De su mal rechazo llegó el gol del Madrid.

Jorge Bermúdez (6): No luce pero rinde. El defensor colombiano no tuvo fallas en los despejes y fue una de las columnas defensivas que le permitieron al equipo mantener la ventaja cuando el rival se le fue encima.

Cristian Traverso (5): Tuvo algunos problemas cuando debió alejarse del área, pero en general con poco trabajo.

Aníbal Matellán (6): Una tarea correcta, muy firme en la marca. Decidido, no dudó nunca y el puesto de lateral no le cayó mal.

Sebastián Battaglia (4): Le costó encontrar la posición en el primer tiempo y es también responsabilidad suya que la franja derecha hubiese quedado tan desprotegida. Salvó al ropa en el complemento.

Mauricio Serna (7): Fue la figura en el mediocampo por su determinación y su sentido de ubicación para cortar el juego. La garra de siempre que afloró cuando se hizo necesario cortar el circuito de los españoles.

José Basualdo (4): Poca participación en el juego, se mantuvo retrasado en la primera parte, más suelto en la segunda.

Juan Román Riquelme (7): Unas cuantas apariciones con su inconfundible sello. Le metió un pase exacto a Palermo para el segundo gol. En el complemento le quitó el ritmo al partido y confundió a los españoles. Un pibe con pasta de jugador con enorme experiencia.

Marcelo Delgado (8): Incontrolable para los defensores rivales en el primer tiempo y desarticuló a todo el fondo del Madrid. Espectacular.

Martín Palermo (9): Fue el hombre del partido. ¿Cuántos en su puesto anotan dos veces en una final de este tipo y ante un rival de semejante jerarquía? Es cierto que tuvo una relativa participación en el juego, pero las dos primeras pelotas que tocó fueron goles y esa efectividad es suficiente para calificarlo como el mejor.

Guillermo Barros Schelotto y Nicolás Burdisso estuvieron unos pocos minutos, apenas para “acortar” la marcha del reloj.

Roberto Carlos metió mucho miedo cada vez que se proyectó

Iker Casillas (5): En los goles de Palermo, el guardavallas no tuvo nada que hacer. con un manotazo espectacular salvó el tercero de Boca después de un preciso tiro libre de Riquelme. Algunos problemas en los centros aéreos.

Geremi Sorele (4): Subió siempre pero no complicó por su sector, desequilibrado en la jugada que determinó el segundo tanto xeneize.

Fernando Hierro (3): Muy lento; fue lo más flojo del sector central del Madrid.

Karanka (4): Bastante torpe para salir sobre la marca, mostrando mostró una lentitud alarmante a la hora de la recuperación.

Roberto Carlos (7): Por temperamento, talento y ganas, fue el mejor exponente del equipo español. Hizo un golazo que le permitió al Real reaccionar justo a tiempo cuando Boca se había puesto dos tantos arriba. Un lateral que por momentos parece ser un “wing” de los de antes.

Claude Makelele (4): Desordenado con la pelota, mucho despliegue físico, pero aportó poca claridad.

Iván Helguera (5): Una gran tarea en la recuperación aunque falló cuando le tocó aportarle creatividad al juego.

Steve Mc Manaman (5): Opaca tarea del rubio mediocampista en la primera parte, mejoró en el segundo tiempo cuando jugó más adelantado.

Guti (6): Algunas apariciones en particular en el primer tiempo, menos de lo que se espera de él.

Luis Figo (6): Se hizo ver en las pelotas paradas, con eso complicó, aunque le faltó su acostumbrada movilidad.

Raúl González (5): Muy encerrado entre los defensores centrales rivales, aunque un destello en el primer tiempo casi termina en un golazo.


Comentarios


El sello de un súper goleador